Boletín de la Organización Mundial de la Salud

Nuevos pesos de la discapacidad para la carga mundial de morbilidad

Joshua A Salomon a

a. Harvard School of Public Health, 665 Huntington Avenue, Boston, MA, 02115, United States of America.

Dirigir la correspondencia a Joshua A Salomon (e-mail: jsalomon@hsph.harvard.edu).

Boletín de la Organización Mundial de la Salud 2010;88:879-879. doi: 10.2471/BLT.10.084301

Desde sus comienzos a principios de los años noventa, el estudio de la carga mundial de morbilidad ha generado una serie de resultados de gran trascendencia sobre la repercusión de diferentes enfermedades, traumatismos y riesgos en la salud de la población.13 Una aportación importante del estudio ha sido el desarrollo del concepto de años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) como una nueva medida de utilidad para cuantificar las pérdidas de vida sana, ya sea por mortalidad prematura o por el tiempo vivido con una salud menguada. Para tener en cuenta en su justa medida esas dos posibilidades, los AVAD obligan a asignar pesos numéricos a las muy diversas consecuencias no mortales de diferentes enfermedades y lesiones. La conceptualización y medición de esos "pesos de la discapacidad" ha generado abundantes comentarios y debates. 46

Actualmente, los estudios sobre la carga mundial, regional o nacional de morbilidad siguen basándose en gran medida en el conjunto de pesos de la discapacidad derivados de la revisión de 1996 de la Carga Mundial de Morbilidad.7 En el estudio realizado en dicho año, un grupo de profesionales de la salud elaboró esas ponderaciones mediante un proceso deliberativo. En primer lugar evaluaron 22 enfermedades indicadoras utilizando el método de "equivalencias de personas". Sobre la base de los valores resultantes, las 22 enfermedades se clasificaron en siete niveles de gravedad. En cuanto a los otros resultados del estudio (las "secuelas discapacitantes"), se pidió a los participantes que asignaran una serie de casos típicos de una determinada secuela a una de esas siete categorías de gravedad. Las enfermedades indicadoras incluidas en cada categoría configuraban una definición operacional concreta de la gravedad media en dicha categoría y permitieron así jalonar con puntos de referencia la escala numérica entre la salud perfecta y la muerte.

Los críticos de los AVAD han cuestionado algunos aspectos de este enfoque. Ante el hecho de que se recurriera a un grupo especial de expertos, se ha sugerido que deberían hacerse mediciones más integradoras que reflejen las más amplias perspectivas de la comunidad y la sociedad.4Otros investigadores señalan que quizá podría haber diferencias importantes entre las evaluaciones de los resultados sanitarios realizadas en distintos entornos y culturas, 6,8,9lo que haría necesarias más medidas y comparaciones entre países. Algunos críticos se han opuesto por motivos éticos al uso de la técnica de las equivalencias personales que se aplicó en 1996.5

En los últimos dos años, con el apoyo de la Fundación Bill & Melinda Gates, un consorcio de investigación en el que han participado el Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria, la Universidad de Harvard, la Universidad Johns Hopkins, la Universidad de Queensland y la Organización Mundial de la Salud ha dirigido una importante revisión de la carga mundial de morbilidad, en colaboración con una red de cientos de expertos de todo el mundo. Un componente esencial de este estudio es una reestimación exhaustiva de los pesos de la discapacidad para la totalidad de las aproximadamente 230 secuelas características asociadas al conjunto de causas de enfermedad y traumatismos consideradas en el estudio.

El diseño de este nuevo estudio responde a las críticas que motivaron las pasadas iniciativas introduciendo algunas novedades destacables. En dos importantes componentes del acopio de datos mediante encuestas, el nuevo estudio usa simples preguntas de comparación por pares. En esas preguntas se pide a los encuestados que piensen en dos personas hipotéticas con diferentes limitaciones funcionales y que indiquen cuál de ellas les parece más sana. Estas simples preguntas generan una abundante información a partir de un amplio espectro de encuestados representativos de diversos contextos culturales, ambientales y demográficos. Procesando con métodos analíticos sencillos esos datos, a partir de las respuestas ordinales de los encuestados se pueden hacer inferencias sobre los pesos cardinales a nivel poblacional.10

El primer componente del estudio comprende nuevas encuestas de base poblacional llevadas a cabo en seis países (Bangladesh, Indonesia, Perú, Sudáfrica, República Unida de Tanzanía y Estados Unidos de América). Estas encuestas aportarán una muy necesaria evidencia empírica para responder a las dudas planteadas respecto a la magnitud de la variabilidad de las evaluaciones de la salud en función del entorno. El segundo componente utiliza una encuesta abierta por Internet, con la que se pretende ampliar su alcance mundial. La encuesta está disponible actualmente en inglés, y su traducción a otros idiomas en el futuro ampliará aún más la participación. La superposición del diseño elegido con las encuestas de hogares permitirá hacer comparaciones directas y evaluar los posibles efectos de selección debidos a un muestreo no aleatorio, mientras que el formato basado en la web y el acceso sin restricciones permiten dar más resonancia a algunas voces poco oídas en los debates sobre las prioridades de la salud mundial.

Unas evaluaciones fiables, válidas y comparables de los resultados sanitarios no mortales son fundamentales para medir con precisión la mortalidad y las causas de defunción a la hora de evaluar la salud de las poblaciones. El persistente cuestionamiento de los pesos de la discapacidad empleados hoy día exige la realización de nuevos estudios empíricos mediante iniciativas de acopio de datos integradoras y de amplio alcance. Esta vez, se invita a todo el mundo a hacer oír su opinión participando en la encuesta en línea de medición de los pesos de la discapacidad, disponible en http://www.gbdsurvey.org


Referencias