Boletín de la Organización Mundial de la Salud

La gripe en el siglo XXI: convocatoria para la presentación de manuscritos

Tim Nguyen a, Adrienne Rashford a & Charles R Penn a

a. Programa Mundial de la Gripe, Organización Mundial de la Salud, 20 avenue Appia, 1211 Ginebra 27, Suiza.

Correspondencia : Charles Penn pennc@who.int

Boletín de la Organización Mundial de la Salud 2011;89:318-318. doi: 10.2471/BLT.11.088476

La gripe o influenza, ya sea en su forma zoonótica, estacional o pandémica, sigue representando una amenaza considerable para la salud mundial. La circulación y el reordenamiento genético constantes de los virus de la gripe en la naturaleza representan una amenaza omnipresente para la salud de las personas y los animales. Desde su aparición en 1997 y su posterior propagación, el virus de la gripe aviar (H5N1) hiperpatógeno se ha cobrado un tributo oneroso en la avicultura y la economía de los países afectados.

Aunque el virus rara vez ataca a los seres humanos, cuando se produce la infección esta es grave y la muerte sobreviene en el 60% de los casos comprobados.1 La preocupación frente al potencial pandémico del virus H5N1 suscitó un renovado interés en la planificación y respuesta para una pandemia en todo el mundo. Este virus sigue representando una amenaza potencial de pandemia.

La infección gripal del ser humano puede variar desde un cuadro asintomático o una afección de las vías respiratorias altas que remite espontáneamente hasta una afección grave y con complicaciones que puede incluir el empeoramiento de otros padecimientos y causar neumonía vírica grave. De manera característica, los muy jóvenes, los ancianos y las personas con afecciones crónicas presentan el riesgo más elevado de muerte y complicaciones graves por la gripe estacional anual.2

Las epidemias de gripe estacional pueden afectar hasta un 15% de la población y causar hasta 500 000 defunciones cada año. Las pandemias de gripe pueden tener un efecto mayor en la población en general, en particular los jóvenes, debido a la falta de inmunidad frente a la nueva cepa.3,4 Con todo, la gripe es una enfermedad prevenible mediante la vacunación y puede ser tratada. Es posible mejorar tanto las vacunas como los tratamientos, así como lograr un acceso más amplio, equitativo y asequible a estas intervenciones, con el fin de disminuir la morbilidad y mortalidad de la gripe estacional, zoonótica y pandémica.

La magnitud y el alcance de la gripe no se comprenden del todo en muchos países de escasos recursos. Como consecuencia de los conflictos entre las prioridades de salud pública, se concede poca importancia a las medidas de prevención y control.5 Además, después de la pandemia de gripe de 2009 ha quedado cierta incertidumbre y hay controversia en torno a los efectos de la gripe en la salud pública. El legado histórico de la grave pandemia de 1918, así como la elevada tasa de letalidad de la gripe aviar por el virus (H5N1) en los seres humanos, contrastan con las epidemias más leves de 1968 y 2009.

La respuesta mundial a la pandemia de 2009 ha dejado una cantidad considerable de experiencias y datos nuevos en relación con las medidas de salud pública, el tratamiento y la prevención. La Asamblea Mundial de la Salud (por conducto del Comité de Examen del Reglamento Sanitario Internacional) ha analizado dicha respuesta 6, y algunos gobiernos nacionales han hecho lo propio.

En una reunión de los Estados Miembros y las oficinas regionales de la OMS celebrada en octubre de 2010, 8 los participantes abordaron la necesidad de publicar las evaluaciones de las medidas implantadas con motivo de la pandemia de 2009. Pidieron a la OMS que apoye la publicación de experiencias sustentadas en datos fidedignos, especialmente a la luz de la propuesta de revisión de las orientaciones en materia de preparación y respuesta para una pandemia, así como aprovechar el interés mundial que esta ha suscitado para fortalecer los métodos para hacer frente a las amenazas de la gripe estacional y la zoonótica.

Aprovechando esta situación y con el fin de documentar una gama de experiencias en relación con la gripe, el Boletín de la Organización Mundial de la Salud tiene previsto publicar un número temático sobre la gripe en el siglo XXI, en el que se abordará la importancia de esta enfermedad en el marco de la salud pública, destacando en particular las enseñanzas y experiencias de años recientes, y se trazará un programa para la actuación futura y las investigaciones.

Uno de los objetivos fundamentales del número temático será el fortalecimiento del debate en torno a las políticas y los resultados de salud pública con el fin de complementar los informes científicos más detallados publicados en muchas revistas científicas y médicas, lo que ayudará a reforzar la base científica en que se apoyan las decisiones de política y planificación.

Solicitamos el envío de manuscritos para todas las secciones del Boletín de la Organización Mundial de la Salud y alentamos a los autores a presentar colaboraciones que aborden alguno de los temas siguientes:

  • evaluaciones de la carga de morbilidad en los países de ingresos bajos, pues la información en esta esfera escasea;
  • la vacunación y las políticas correspondientes, en particular el costo y el beneficio de salud pública de los programas de vacunación; y
  • la evaluación de las medidas de salud pública distintas de las farmacéuticas porque se las describe a menudo como medidas de control, pero hay menos pruebas publicadas de su eficacia por comparación con las intervenciones farmacéuticas (vacunas y medicamentos).

Solicitamos en especial manuscritos en los que se documenten las experiencias en entornos de pocos recursos. El plazo para la presentación de manuscritos vence el 20 de octubre de 2011. Los manuscritos deberán ceñirse a las instrucciones para los autores y mencionar esta convocatoria en la carta de envío. Todos los manuscritos se someterán al proceso de arbitraje del Boletín de la Organización Mundial de la Salud. Los manuscritos deben presentarse en esta página: http://submit.bwho.org


Referencias