Preparación y respuesta ante emergencias

Enfermedad por el virus del Ebola — República Democrática del Congo

Brotes epidémicos
2 de agosto de 2019

El brote de enfermedad por el virus del Ebola (EVE) que afecta a las provincias de Nord-Kivu e Ituri de la República Democrática del Congo continuó esta semana con una intensidad de transmisión similar a la de semanas anteriores, con un promedio de 85 casos por semana (gama de 79 a 91 casos por semana) en las seis semanas anteriores (figura 1). Actualmente no hay casos confirmados de EVE fuera de la República Democrática del Congo.

El 30 de julio se notificó un caso confirmado de EVE en la zona sanitaria de Nyiragongo, en las afueras de la ciudad de Goma. El caso trabajaba como minero en la provincia de Ituri y viajó a varios puntos críticos afectados por el brote, donde probablemente se contagió de la enfermedad. Actualmente no hay indicios de que el caso tuviera relación con el primer caso identificado en Goma el 14 de julio (véase el parte de 18 de julio). Dado que permaneció enfermo en la comunidad durante varios días antes de acudir a un centro sanitario, se presupuso la transmisión secundaria a contactos cercanos. Dos miembros de la familia, su cónyuge y un hijo, han dado positivo y están recibiendo atención en el centro de tratamiento del ebola de Goma. Otros casos sospechosos entre los contactos están a la espera de los resultados de las pruebas. Con el respaldo de meses de preparación, tras la detección de estos casos se puso en marcha rápidamente una respuesta considerable, que incluyó el rastreo exhaustivo de los contactos y la vacunación en anillo, con el objetivo de prevenir la propagación terciaria o la transmisión local sostenida en la ciudad de Goma. No obstante, los equipos siguen preparados para responder rápidamente a los nuevos casos. Al 1 de agosto de 2019, hay cuatro casos confirmados de EVE en Goma.

En los 21 días transcurridos del 11 al 31 de julio de 2019, 71 áreas sanitarias de 18 zonas sanitarias notificaron nuevos casos; se trata del 11% de las 664 áreas sanitarias de las provincias de Nord-Kivu e Ituri (cuadro 1, figura 2). Durante este período se notificaron en total 260 casos confirmados, la mayoría de ellos procedentes de las zonas sanitarias de Beni (52%, n=135) y Mandima (16%, n=41). La mayoría de los casos notificados en la zona sanitaria de Mandima (68%, n=28) provenían del área sanitaria de Somé, de donde eran originarios los casos notificados en las últimas semanas en la cercana ciudad de Mambasa. La respuesta en el área sanitaria de Somé fue difícil durante varias semanas, debido a la tensión entre las comunidades locales y los equipos de respuesta al ebola. Sin embargo, la situación ha mejorado gracias a los diálogos con los líderes comunitarios para comprender la perspectiva de la comunidad y definir un terreno común de colaboración. La zona sanitaria de Biena ha superado recientemente el periodo de 21 días desde el último caso notificado en ella. Sin embargo, los puntos críticos siguen siendo fuente de casos en otras áreas debido al desplazamiento de casos sospechosos y confirmados y sus contactos y sigue habiendo un alto riesgo de que se reintroduzca el virus en esas zonas, lo que exige que los equipos sigan plenamente vigilantes y dotados de los recursos necesarios.

Al 31 de julio de 2019 se habían notificado en total 2713 casos de EVE, incluidos 2619 casos confirmados y 94 probables, de los cuales 1823 casos habían fallecido (tasa global de letalidad del 67%). De todos los casos confirmados y probables, el 56% (1527) eran mujeres y el 29% (773) niños menores de 18 años. El número de casos sigue aumentando entre los profesionales sanitarios; el número total de profesionales sanitarios infectados hasta la fecha es de 149 (el 5% del número total de casos confirmados y probables). El 1 de agosto de 2019 se cumplió un año desde que el Gobierno de la República Democrática del Congo declarase el brote de ebola. Los asociados de las Naciones Unidas reafirmaron nuestro compromiso colectivo con el pueblo de la República Democrática del Congo y pidieron solidaridad para poner fin al brote.

Figura 1: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola por semana de inicio de la enfermedad y por zona sanitaria. Datos hasta el 31 de julio de 2019*

*Los datos de las últimas semanas están sujetos a demoras en la confirmación y notificación de casos, así como a la depuración de datos en curso. Otras zonas sanitarias son: Alimbongo, Ariwara, Biena, Bunia, Goma, Kalunguta, Kayna, Komanda, Kyondo, Lubero, Mangurujipa, Masereka, Mutwanga, Nyankunde, Nyiragongo, Oicha, Rwampara y Tchomia.

Figura 2: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola por semana de inicio de la enfermedad y por zona sanitaria. Datos al 1 de agosto de 2019*

Cuadro 1: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola y número de áreas sanitarias afectadas por zona sanitaria de las provincias de Nord-Kivu e Ituri (República Democrática del Congo), datos hasta el 31 de julio de 2019**

**El número total de casos y áreas afectadas durante los últimos 21 días se calcula en función de la fecha de la primera alerta de los casos, que puede diferir de la fecha de confirmación y de la fecha del parte diario notificado por el Ministerio de Salud.

Respuesta de salud pública

Para obtener más información sobre las medidas de respuesta de salud pública adoptadas por el Ministerio de Salud, la OMS y los asociados, consulte los últimos informes de situación publicados por la Oficina Regional de la OMS para África:

Evaluación del riesgo por la OMS

La OMS monitorea constantemente los cambios en la situación y el contexto epidemiológicos del brote para asegurarse de que el apoyo a la respuesta esté adaptado a las circunstancias cambiantes. En la última evaluación se concluyó que los niveles de riesgo nacionales y regionales siguen siendo muy altos, mientras que los niveles de riesgo mundiales siguen siendo bajos.

En las zonas afectadas por el brote de las provincias de Nord-Kivu e Ituri sigue habiendo tasas considerables de transmisión, y en los últimos meses se ha demostrado que la transmisión se ha extendido a nuevas áreas (de alto riesgo) y a través de las fronteras, aunque no se ha producido una transmisión local sostenida en esas áreas. La alta proporción de muertes en las comunidades, la proporción relativamente baja de casos nuevos que eran contactos conocidos bajo vigilancia, la existencia de cadenas de transmisión vinculadas a infecciones nosocomiales, los retrasos persistentes en la detección y el aislamiento y las dificultades para acceder a algunas comunidades debido a la inseguridad y a los focos de reticencia comunitaria son factores que aumentan la probabilidad de que se produzcan nuevas cadenas de transmisión en las comunidades afectadas. Aunque la situación general de seguridad en los últimos 21 días ha sido en general tranquila y no ha tenido repercusiones significativas en las operaciones de respuesta, sigue siendo inestable y preocupante, con repetidos avistamientos y actividades de grupos armados no estatales dentro del área de operaciones. Se siguieron registrando amenazas contra el personal y los activos de respuesta, lo que puede denotar una fuerte reticencia de ciertos sectores, grupos o individuos en las comunidades. La continuidad de las actividades de respuesta se ve facilitada por la estrecha vigilancia del entorno operativo y la correspondiente aplicación de las medidas de seguridad adecuadas. Otros riesgos adicionales son la larga duración del brote actual, el cansancio del personal de respuesta y la presión continua sobre unos fondos y recursos limitados.

Los riesgos mencionados, sumados a las elevadas tasas de movimiento de población desde las áreas afectadas por el brote hacia otras áreas de la República Democrática del Congo y, a través de las porosas fronteras, hacia los países vecinos, aumentan el riesgo de propagación geográfica, tanto dentro de la República Democrática del Congo como hacia los países vecinos. A la inversa, es probable que las actividades sustantivas de preparación operativa en varios países vecinos hayan aumentado la capacidad para detectar rápidamente los casos y mitigado la propagación local; esto debe seguir ampliándose.

Consejos de la OMS

El 17 de julio de 2019, el Director General convocó al Comité de Emergencia en virtud del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) para examinar la situación del brote de ebola en la República Democrática del Congo. El Director General aceptó la recomendación del Comité de Emergencia de que el brote constituyera una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII). Se puede consultar más información, incluidas las recomendaciones temporales del Comité de Emergencia, en la declaración, el discurso del Director General de la OMS , y el comunicado de prensa.

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS aconseja no restringir los viajes a la República Democrática del Congo ni el comercio con este país. Actualmente no existe ninguna vacuna autorizada para proteger a las personas frente al virus del Ebola. Por tanto, el requisito de tener un certificado de vacunación contra el virus del Ebola no constituye una base razonable para restringir los desplazamientos transfronterizos o la expedición de visados a los viajeros que entran en los países afectados o salen de ellos. La OMS sigue vigilando de cerca y, de ser necesario, verificando las medidas con respecto a los viajes y al comercio en relación con este evento. En la actualidad, ningún país ha aplicado medidas relativas a los viajes que interfieran significativamente con el tráfico internacional hacia la República Democrática del Congo y desde este país. Los viajeros deben solicitar asesoramiento médico antes de viajar y observar prácticas adecuadas de higiene. Se puede consultar más información en las Recomendaciones de la OMS acerca del tráfico internacional en relación con el brote de enfermedad por el virus del Ebola en la República Democrática del Congo (en inglés) .

Se puede obtener más información en: