Preparación y respuesta ante emergencias

Peste – Madagascar

Brotes epidémicos
2 de noviembre de 2017

Desde agosto de 2017, Madagascar viene sufriendo un importante brote de peste que afecta a grandes ciudades y otras zonas no endémicas.

Del 1 de agosto al 30 de octubre de 2017, el Ministerio de Salud de Madagascar ha notificado a la OMS un total de 1801 casos sospechosos, probables o confirmados de peste, 127 de ellos mortales. De esos casos, 1111 (62%) se clasificaron clínicamente como peste neumónica, de los que 257 (23%) eran confirmados, 374 (34%) probables y 480 (43%) sospechosos. Además de los casos neumónicos, se han notificado 261 casos (15%) de peste bubónica, un caso de peste septicémica y 428 casos (24%) en los que todavía no se ha especificado el tipo de peste (figura 1). Al 30 de octubre, se han visto afectados 51 de los 114 distritos de Madagascar (figuras 2 y 3). Desde los inicios del brote, 71 profesionales de la salud han presentado patologías compatibles con la peste, si bien no ha habido víctimas mortales.

La confirmación de la peste mediante pruebas de laboratorio corre a cargo del Institut Pasteur de Madagascar. Se han cultivado 23 aislados de Yersinia pestis, todos ellos sensibles a los antibióticos recomendados por el Programa Nacional para el Control de la Peste.

Desde la segunda semana de octubre de 2017 se ha registrado un descenso en el número de nuevos casos (figura 4). También se ha reducido el número de pacientes hospitalizados por sospecha de peste. Debido a la mejora de la vigilancia y a las investigaciones en curso, el número acumulado de casos sigue en aumento, si bien algunas infecciones no son recientes.

En Madagascar, el pico de casos de peste se da en el periodo de septiembre a abril. Así pues, es importante que las medidas de control prosigan hasta finales de abril de 2018.

De las 6492 personas identificadas como contactos de casos sospechosos de peste, se ha monitoreado al 83%, lo que incluye un seguimiento de siete días y la administración de un tratamiento profiláctico con antibióticos. Al 30 de octubre de 2017, los equipos sobre el terreno habían llegado al 95% de los 972 contactos sometidos en estos momentos a seguimiento y les habían administrado antibióticos como medida preventiva.

Figura 1. Casos de peste confirmados, probables y sospechosos notificados en Madagascar por clasificación clínica y fecha de aparición de los síntomas, del 1 de agosto al 30 de octubre de 2017 (n=1506)1

1 Para 295 casos no se dispone de la fecha de aparición de síntomas.

Figura 2. Distribución geográfica de los casos de peste bubónica confirmados, probables y sospechosos notificados en Madagascar, del 1 de agosto al 30 de octubre de 2017

Figura 3. Distribución geográfica de los casos de peste neumónica confirmados, probables y sospechosos notificados en Madagascar, del 1 de agosto al 30 de octubre de 2017

Figura 4. Curva epidémica de los casos de peste neumónica confirmados, probables y sospechosos notificados en Madagascar por fecha de aparición de los síntomas, del 1 de agosto al 30 de octubre de 2017 (n=1053)2

2 Para 58 casos no se dispone de la fecha de aparición de los síntomas.

Respuesta de salud pública

El Ministerio de Salud Pública de Madagascar coordina la respuesta sanitaria con el apoyo de la OMS y otros organismos y socios.

Asimismo, ha activado unidades de crisis en Antananarivo y Toamasina, y todos los casos y contactos han recibido tratamiento o profilaxis con antibióticos sin costo alguno.

Entre las medidas de salud pública se incluyen las siguientes:

  • Investigación de los nuevos casos
  • Aislamiento y tratamiento de todos los casos de peste neumónica
  • Intensificación de la localización de casos
  • Búsqueda, rastreo y seguimiento activos de contactos y administración de profilaxis con antibióticos gratuita
  • Fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica en todos los distritos afectados
  • Desinsectación y control de roedores y vectores
  • Sensibilización de la población sobre la prevención de la peste bubónica y neumónica
  • Sensibilización del personal sanitario e información para mejorar la detección de los casos y las medidas de control y prevención de la infección
  • Información sobre las medidas de control de la infección durante los entierros

En el Aeropuerto Internacional de Antananarivo se han aplicado medidas reforzadas de detección a la salida. Entre estas medidas se incluyen: cumplimentación de un formulario especial de salida en el aeropuerto (para detectar a los pasajeros que corren riesgo); controles de temperatura de los pasajeros en salidas, y derivación de los pasajeros con fiebre a los médicos del aeropuerto para un nuevo examen; aislamiento inmediato en el aeropuerto de los pasajeros con síntomas compatibles con la peste neumónica para someterlos a pruebas de diagnóstico rápido y notificación con arreglo al protocolo de respuesta ante alertas. A los pasajeros con síntomas no se les permite viajar. Un equipo de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN) (los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos y el Institut de veille sanitaire/Santé publique France) ofrece apoyo técnico en el aeropuerto.

Nueve países y territorios de ultramar de la Región de África (Comoras, Etiopía, Kenya, Mauricio, Mozambique, Reunión (Francia), Seychelles, Sudáfrica y Tanzanía) han sido seleccionados para la aplicación prioritaria de medidas de preparación y fomento de la capacidad de reacción contra la peste por sus vínculos comerciales y humanos con Madagascar. Estos países ya han puesto en marcha actividades para reforzar la capacidad de reacción: sensibilización pública sobre la peste; mejora de la vigilancia de la enfermedad, especialmente en los puntos de entrada; y distribución anticipada de equipos y suministros.

Evaluación del riesgo por la OMS

Si bien la tendencia descendente en las notificaciones de nuevos casos de peste y la reducción de hospitalizaciones son alentadoras, la OMS todavía prevé que se notifiquen más casos en Madagascar hasta que la estación habitual de la peste finalice en abril de 2018. El mantenimiento de las actividades en curso (búsqueda activa de casos y administración de tratamiento, identificación exhaustiva de contactos, tratamiento con antibióticos y de seguimiento, control de roedores y pulgas, y entierros seguros y dignos) es crucial durante el brote y la estación de la peste, al igual que reducir al mínimo las infecciones de peste bubónica y la transmisión de la peste neumónica de una persona a otra.

Con arreglo a la información disponible y las medidas de respuesta aplicadas hasta la fecha, la OMS estima que el riesgo de propagación potencial del brote de peste en el ámbito nacional sigue siendo alto. El riesgo de propagación internacional queda mitigado por el breve periodo de incubación de la peste neumónica, la realización de pruebas de detección a la salida y los consejos a las personas que viajan a Madagascar, así como la intensificación de las actividades de preparación y de fomento de la capacidad de reacción operacional en las islas vecinas del océano Índico y otros países de África oriental y meridional. El riesgo mundial general se considera bajo. La OMS está recalibrando la evaluación de riesgos en función de la evolución del brote y la información de las actividades de respuesta.

Se ha ofrecido a Madagascar y a países prioritarios de la región asesoramiento sobre medidas de prevención y control y sobre opciones de tratamiento.

Para más información sobre la peste y los datos más recientes sobre el brote de Madagascar, consúltese el sitio web de la OMS sobre la peste y la página de los informes sobre la situación del brote de peste en Madagascar.

Consejos de la OMS a los viajeros

De acuerdo con la información disponible hasta la fecha, el riesgo de propagación internacional de la peste parece ser muy bajo. La OMS no aconseja la imposición de restricciones a los viajes a Madagascar ni al comercio con ese país.

Los viajeros internacionales que lleguen a Madagascar deben ser informados del brote actual de peste y de las medidas de protección necesarias. Deben protegerse de las picaduras de pulgas, evitar el contacto con animales muertos, tejidos o materiales infectados y el contacto estrecho con pacientes con peste neumónica. Deben consultar inmediatamente a los servicios médicos en caso de que presenten súbitamente fiebre, escalofríos, ganglios dolorosos e inflamados o disnea, tos o esputo sanguinolento. Deben evitar automedicarse, incluso como medida profiláctica. El tratamiento profiláctico solo se recomienda en personas que hayan tenido contacto estrecho con casos de peste u otras exposiciones de alto riesgo (como picaduras por pulgas o contacto directo con líquidos corporales o tejidos de animales infectados). A la vuelta de un viaje a Madagascar, los viajeros deben estar alerta ante los síntomas descritos, y si se manifiestan, deben buscar atención médica e informar al médico de sus antecedentes de viaje a Madagascar.