Preparación y respuesta ante emergencias

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) — Tailandia

Brote epidémico
10 de julio de 2015

El 18 de junio de 2015, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Tailandia notificó a la OMS el primer caso confirmado de infección por MERS-CoV que se registra en el país (véase el parte del 20 de junio). El paciente, un hombre de 75 años que viajó de Omán a Tailandia, ha sido dado de alta después de su recuperación clínica y de que la repetición de las pruebas de laboratorio no mostrara signos de infección residual

Han pasado 14 días para todas las personas consideradas como contactos de este caso, y ninguna de ellas ha presentado signos de infección por MERS-CoV.

Respuesta de salud pública

Con el apoyo de la OMS, las autoridades sanitarias de Tailandia han puesto en marcha las siguientes medidas de salud pública:

  • aumento de la vigilancia en los puntos de entrada, los centros sanitarios y la comunidad, a través de una red de voluntarios sanitarios de las aldeas;
  • evaluación periódica de los riesgos, mayor seguimiento de los medios de comunicación, vigilancia de los rumores y asignación de una línea telefónica específica;
  • formación de equipos de respuesta rápida sensibilizados;
  • mejora de las pruebas diagnósticas en los laboratorios designados;
  • examen y fortalecimiento de las medidas de prevención y control de la infección, la atención clínica y la preparación de los centros sanitarios;
  • coordinación de la comunicación sobre los riesgos, con mensajes apropiados para las comunidades, los viajeros y los profesionales sanitarios.

Los funcionarios de salud pública siguen haciendo hincapié en la necesidad de mantener la vigilancia para detectar casos que se puedan importar en el futuro.

Situación mundial

A nivel mundial, desde septiembre de 2012, la OMS ha sido notificada de 1368 casos de infección por MERS-CoV confirmada mediante pruebas de laboratorio, de los cuales al menos 489 han sido mortales.

Consejos de la OMS

Dadas la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a todos sus Estados Miembros a que mantengan la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas graves y examinen cuidadosamente todos los casos inusuales.

Las medidas de prevención y control de la infección son esenciales para evitar la posible propagación del MERS-CoV en los centros sanitarios. No siempre es posible identificar precozmente a los pacientes con MERS-CoV, puesto que sus síntomas iniciales son inespecíficos, como ocurre con otras infecciones respiratorias. Por consiguiente, los profesionales sanitarios deben aplicar las precauciones generales en todo momento y en todos los pacientes, independientemente de su diagnóstico. Además, hay que adoptar precauciones contra la transmisión por gotículas al atender a cualquier paciente con síntomas de infección respiratoria aguda; cuando se trate de un caso confirmado o probable de infección por MERS-CoV, hay que añadir precauciones contra el contacto y protección ocular. Las precauciones contra la transmisión por vía aérea están indicadas cuando se realicen procedimientos que generen aerosoles.

Mientras no haya conocimientos más profundos acerca del MERS-CoV, debe considerarse que las personas con diabetes, insuficiencia renal, neumopatías crónicas e inmunodepresión corren gran riesgo de contraer enfermedad grave tras la infección por este virus. Por consiguiente, esas personas deben evitar el contacto estrecho con animales, especialmente camellos, cuando acudan a granjas, mercados o establos donde se sospeche que el virus pueda estar circulando. Hay que adoptar medidas higiénicas generales, como lavarse las manos antes y después de tocar animales y evitar el contacto con animales enfermos.

Deben observarse las medidas de higiene de los alimentos. Hay que evitar el consumo de leche de camella sin hervir, orina de camello, y carne que no esté suficientemente cocinada.

La OMS no recomienda la realización de exámenes especiales en los puntos de entrada ni la aplicación de restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.

Las autoridades de salud pública de los países que estén preparando concentraciones multitudinarias deberían asegurarse de que todas las recomendaciones y orientaciones de la OMS con respecto al MERS-CoV se hayan tomado debidamente en consideración y hayan sido puestas a disposición de todos los funcionarios pertinentes. Dichas autoridades deben hacer lo necesario para que los sistemas de salud tengan capacidad para afrontar grandes incrementos de la demanda por parte de los visitantes que acudan a esas concentraciones multitudinarias.