Preparación y respuesta ante emergencias

Síndrome de Guillain-Barré — Colombia y Venezuela

Brote epidémico
12 de febrero de 2016

Entre el 30 de enero y el 2 de febrero, los Centros Nacionales de Enlace para el RSI de Colombia y Venezuela informaron a la OPS/OMS de un aumento del número de casos de síndrome de Guillain-Barré (SGB) registrados en sus países.

Colombia

Entre las semanas epidemiológicas 51 de 2015 y 3 de 2016 se notificaron 86 casos de SGB. Por término medio, en Colombia se registran 242 casos anuales, 19 mensuales y 5 semanales. Los 86 casos notificados en estas 5 semanas triplican la media de los casos previstos en los 6 años anteriores.

Los informes iniciales indicaron que los 86 casos de SGB presentaron síntomas compatibles con infección por el virus de Zika. De los 58 casos en los que se dispone de esa información, el 57% eran del sexo masculino y el 94.8% eran mayores de 18 años.

Venezuela

Del 1 al 31 de enero de 2016 se notificaron 252 casos de SGB asociados en el espacio y el tiempo con el virus de Zika. Aunque se han registrado casos en la mayoría de los territorios federales del país, 66 se detectaron en el Estado de Zulia, sobre todo en el municipio de Maracaibo.

Los análisis preliminares de los casos de SGB registrados en el Estado de Zulia indican que los 66 se originaron en 6 municipios. El 30% de ellos tenían edades comprendidas entre los 45 y los 54 años, mientras que el 29% tenía más de 65 años. En el 76% de ellos había antecedentes compatibles con infección por el virus de Zika en los días anteriores al inicio de los síntomas neurológicos. El 65% padecía afecciones comórbidas. Los pacientes fueron tratados con plasmaféresis y/o inmunoglobulinas. En algunos casos, y siguiendo la indicación médica, se utilizaron ambos tratamientos siguiendo el protocolo establecido por el Ministerio del Poder Popular para la Salud.

La infección por el virus de Zika se confirmó mediante la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) en tres casos, entre ellos un caso mortal que no padecía afecciones comórbidas. Asimismo se confirmaron biológicamente tres casos más con otros trastornos neurológicos.

Entre finales de noviembre de 2015 y el 28 de enero de 2016, se confirmaron mediante PCR con retrotranscriptasa 192 casos de infección por el virus de Zika, 110 de ellos (57%) del Estado de Zulia.

Evaluación del riesgo por la OMS

La infección por el virus de Zika solo se ha confirmado mediante pruebas de laboratorio en tres de los casos de SGB notificados por Venezuela y en ninguno de los notificados por Colombia. Aunque todavía no se ha establecido la causa del aumento del número de casos de SGB, se han observado aumentos similares en otros países, particularmente en El Salvador y Brasil (véanse los partes del 21 de enero y el 8 de febrero de 2016, respectivamente). Son necesarias más investigaciones para identificar el posible papel de infecciones anteriores que se sabe que se asocian o podían asociarse al SGB.

La OMS recomienda a los Estados Miembros afectados o en riesgo de sufrir brotes de infección por este virus:

  • que sigan la incidencia de trastornos neurológicos, en particular el SGB, para identificar variaciones con respecto a los valores basales esperados;
  • que elaboren y pongan en práctica protocolos asistenciales que permitan gestionar la sobrecarga de los centros sanitarios generada por un aumento súbito de los casos de SGB;
  • que lleven a cabo actividades de concienciación de los profesionales sanitarios y establezcan o refuercen los vínculos entre los servicios de salud pública y los clínicos de los sectores público y privado.

Consejos de la OMS

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo de infección por el virus de Zika. La prevención y el control se basan en la reducción de las fuentes de mosquitos (eliminación y modificación de los criaderos) y la reducción del contacto entre estos insectos y las personas. Esto se puede lograr reduciendo el número de hábitats naturales y artificiales llenos de agua en los que proliferan las larvas, reduciendo la población de mosquitos adultos alrededor de las comunidades en riesgo, y utilizando barreras tales como mosquiteros, cierre de puertas y ventanas, ropas largas y repelentes. Como los mosquitos del género Aedes (principal vector) pican de día, se recomienda que quienes duerman de día, especialmente los niños pequeños, los ancianos y los enfermos, se protejan con mosquiteros de cama, tratados o no con insecticidas.

Durante los brotes se pueden fumigar insecticidas para matar a los mosquitos adultos, siguiendo para ello las orientaciones técnicas de la OMS. Cuando haya indicaciones técnicas para ello, también se pueden utilizar insecticidas adecuados (recomendados por el Plan OMS de evaluación de plaguicidas) como larvicidas para tratar contenedores de agua relativamente grandes.

Quienes viajen a zonas de alto riesgo, sobre todo las embarazadas, deben adoptar precauciones básicas para protegerse de las picaduras de mosquitos: aplicación de repelentes, uso de ropa de color claro, pantalones largos y camisas de manga larga, y alojamiento en viviendas provistas de mosquiteros.

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS no recomienda la aplicación de restricciones al comercio con Brasil ni a los viajes a ese país.