Preparación y respuesta ante emergencias

Crecimiento rápido del brote de enfermedad meningocócica en el Níger

Brote epidémico
15 de mayo de 2015

Del 1 de enero al 12 de mayo de 2015, el Ministerio de Salud Pública del Níger notificó a la OMS 6179 casos sospechosos de enfermedad meningocócica, 423 de ellos mortales. Se trata de un brote que avanza rápidamente y presenta algunas características sin precedentes.

Los casos sospechosos han aumentado con gran rapidez, hasta el punto de triplicarse en las dos últimas semanas. Se trata del primer brote a gran escala de meningitis por Neisseria meningitidis del serogrupo C que afecta a un país del cinturón africano de la meningitis.

Once distritos de distintas regiones del país han superado el umbral epidémico, entre ellos los cinco de la capital (Niamey), donde se han notificado 4099 casos, 226 de ellos mortales. El brote es muy preocupante porque afecta a una zona urbana muy poblada, con más de un millón de habitantes, con el consiguiente riesgo de propagación rápida y gran número de casos.

Las pruebas de laboratorio han confirmado el predominio de N. meningitidis del serogrupo C en las zonas afectadas. Sin embargo, en las muestras de varios pacientes también se ha identificado N. meningitidis del serogrupo W. Aunque el serogrupo C ha sido la causa predominante de meningitis en los países ricos, nunca ha sido muy preocupante en África.

En los últimos 40 años, en África el serogrupo C solo ha causado casos esporádicos y algunos brotes localizados, que generalmente han sido mixtos (serogrupos A y C). Esos brotes se produjeron en Nigeria en 1975, en el Níger en 1991 y de nuevo en Nigeria en 2013-2014.

Teniendo en cuenta estos precedentes, el brote del Níger es alarmante. Dado que estamos ante el primer brote a gran escala por meningococos del serogrupo C en África, los suministros de vacunas contra esta forma de la enfermedad son escasos.

Respuesta de salud pública: la letalidad disminuye pese a la falta de vacunas

Se ha activado un comité nacional para gestionar el brote y se ha enviado un equipo de investigación internacional de la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos de América (EE.UU.) para ayudar al Ministerio de Salud Pública a investigar el brote y a reforzar la capacidad de vigilancia del país.

La OMS y los asociados están prestando apoyo al Gobierno del Níger para poner en marcha campañas de vacunación en masa y otras medidas de control de emergencia. En este aspecto es esencial el papel del Grupo internacional coordinador del suministro de vacunas para controlar la meningitis epidémica (GIC), alianza de la que forman parte la OMS, el UNICEF, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y Médecins sans Frontières. El GIC, establecido en 1997 tras una serie de brotes excepcionalmente amplios y mortales de meningitis en África, colabora estrechamente con los fabricantes de vacunas.

Hasta la fecha, el GIC ha aprobado cuatro solicitudes de vacunas. Se han distribuido 460 000 dosis de la antigua vacuna polisacarídea (producida por el Instituto Finlay y Bio-Manguinhos), que confiere protección frente a los serogrupos A, C y W, y 200 000 dosis de la vacuna conjugada más reciente (producida por Sanofi-Pasteur), que confiere protección frente a los serogrupos A, C, W e Y.

La disponibilidad de la vacuna conjugada, producida en pequeñas cantidades para uso en los mercados de los EE.UU. y Europa a precios inasequibles para África, fue el resultado de la intervención del GIC, con el apoyo financiero de la Alianza GAVI. Además, el Gobierno del Níger ha obtenido del Gobierno de Malí 200 000 dosis de la vacuna polisacarídea ACWY.

La disponibilidad de la vacuna conjugada, producida en pequeñas cantidades para uso en los mercados de los EE.UU. y Europa a precios inasequibles para África, fue el resultado de la intervención del GIC, con el apoyo financiero de la Alianza GAVI. Además, el Gobierno del Níger ha obtenido del Gobierno de Malí 200 000 dosis de la vacuna polisacarídea ACWY.

En respuesta a esta situación de emergencia, la OMS, en nombre del GIC, ha negociado con los fabricantes del sector público y la industria farmacéutica para que se inicie urgentemente la producción de vacunas polisacarídeas multivalentes. En las próximas semanas se enviarán al Níger otras 640 000 dosis.

En 8 de los 11 distritos epidémicos, incluidos los de Niamey, se están llevando a cabo campañas de vacunación dirigidas a los niños de 2 a 15 años. Médecins sans Frontières está prestando apoyo al Ministerio de Salud Pública con equipos de médicos y centros para atender a los casos. Con el apoyo del GIC se han puesto a disposición 18 500 viales de ceftriaxona, un antibiótico muy eficaz. Gracias a estas intervenciones, la letalidad de la meningitis ha disminuido del 11% al 6,8% en las últimas semanas. La OMS y los asociados están prestando apoyo al Ministerio de Salud Pública en la vigilancia de los brotes, la sensibilización de la población y las medidas de prevención.

Problemas con el suministro de vacunas contra la meningitis

Los brotes de meningitis suponen una enorme carga para la población de los países africanos. La enfermedad es hiperendémica en la zona conocida como cinturón africano de la meningitis, que atraviesa el continente desde el Senegal hasta Etiopía y abarca 21 países. Las recurrencias son frecuentes y los brotes son periódicos en la estación seca, que va de diciembre a junio.

Los brotes a gran escala de 1996-1997 causaron más de 200 000 casos y 20 000 muertes. El brote más reciente de grandes dimensiones se produjo en 2009 y causó más de 80 000 casos, sobre todo en Nigeria y el Níger. La gran mayoría de los casos se debieron al serogrupo A.

Desde 2010, en las campañas de prevención en masa en los países del cinturón africano se ha introducido progresivamente una nueva vacuna conjugada (MenAfriVac) que confiere protección frente al serogrupo A y cuesta menos de US$ 1 por dosis. La nueva vacuna fue desarrollada especialmente para África por el Proyecto Vacunas contra la Meningitis, coordinado por la OMS y PATH.

Desde la introducción de la nueva vacuna, el número de casos de meningitis por el serogrupo A ha disminuido drásticamente en África, y las zonas donde se ha procedido a la vacunación no han sufrido brotes causados por este serogrupo (véase el Parte Epidemiológico Semanal/Weekly Epidemiological Record del 27 de marzo de 2015 en los enlaces de interés).

La vacuna conjugada contra los meningococos del serogrupo A es la única disponible y asequible que se puede utilizar para evitar brotes de meningitis en África, dado que confiere una inmunidad a largo plazo. Todas las demás vacunas utilizadas en África contra otros serogrupos son vacunas polisacarídeas más antiguas, que confieren inmunidad durante periodos de solo 3 a 5 años. En la actualidad estas vacunas solo se utilizan en las respuestas de emergencia a los brotes, y no son adecuadas para la prevención.

Tras la introducción de la vacuna conjugada contra los meningococos del serogrupo A se produjo una reducción considerable del mercado de vacunas polisacarídeas, cuyo uso está limitado en gran medida a los viajeros internacionales. El GIC, que gestiona una reserva de vacunas para emergencias, ha sido decisivo para mantener un suministro adecuado de estas vacunas polisacarídeas más antiguas para ser utilizadas en las emergencias.

A fin de prepararse para la temporada epidémica de 2015, la OMS y sus asociados en el GIC han enviado a los fabricantes de vacunas un encargo de 1,5 millones de dosis de vacunas polisacarídeas multivalentes y 1,5 millones de dosis de la nueva vacuna conjugada contra los meningococos del grupo A.

Debido a problemas de producción de uno de los fabricantes, no ha sido posible cumplir plenamente el encargo. Para cubrir el déficit de suministro para la reserva, la OMS ha pedido a dos fabricantes del sector público (el Instituto Finlay de Cuba y Bio-Manguinhos del Brasil) y a una empresa farmacéutica (GlaxoSmithKline) que suministren, respectivamente, 600 000 y 500 000 dosis de vacunas polisacarídeas.

Esta escasez de vacunas destaca la importancia de que se acelere el desarrollo de una vacuna conjugada multivalente asequible para los pueblos y los gobiernos de África. Por el momento, la OMS sigue colaborando con el GIC y otros asociados para lograr que la reserva de vacunas polisacarídeas se mantenga a un nivel suficiente para gestionar futuros brotes en el cinturón africano de la meningitis.