Preparación y respuesta ante emergencias

Sarampión – Madagascar

Brotes epidémicos
17 de enero de 2019

La OMS está prestando apoyo al Ministerio de Salud Pública de Madagascar para dar respuesta a un brote inusitadamente extenso de sarampión. Madagascar sufrió sus últimos brotes de sarampión en 2003 y 2004, con 62 233 y 35 558 casos, respectivamente. Desde entonces, el número de casos notificados disminuyó enormemente, hasta el brote actual. Del 4 de octubre de 2018 al 7 de enero de 2019, el Ministerio de Salud Pública de Madagascar ha notificado 19 539 casos de sarampión y 39 muertes registradas en centros sanitarios (tasa de letalidad del 0,2%). Los casos se han notificado en 66 de los 114 distritos y en las 22 regiones de Madagascar. Entre los 19 539 casos, 375 se han confirmado mediante pruebas de laboratorio (todos con IgM+), y 19 164 mediante vínculos epidemiológicos, es decir, presentaron síntomas clínicos acordes con la definición de caso y estuvieron en contacto con otro caso confirmado mediante pruebas de laboratorio o vínculos epidemiológicos. El brote se ha propagado a ciudades con gran densidad de población, como Toamasina, Mahajanga, Antsirabe, Toliara y la capital, Antananarivo. La mayoría de los casos se han notificado en las regiones de Analamanga (61%) y Boeny (20%). Las mayores tasas de ataque se han observado en los distritos de Antananarivo-Renivohitra (714 por 100 000 habitantes) y Ambato-Boina (668 por 100 000 habitantes), situados en las regiones de Analamanga y Mahajanga, respectivamente. Estas tasas son considerablemente superiores a la tasa de ataque nacional, de 108 por 100 000 habitantes.

En la epidemia actual, los niños de 1 a 14 años representan el 64% de los casos. La distribución por edades en este grupo es la siguiente: menores de 5 años, 35%; 5 a 9 años, 22%, y 10 a 14 años, 19%. Ambos sexos se ven igualmente afectados (razón hombres:mujeres de 1,04). El programa nacional de inmunización recomienda la inmunización sistemática contra el sarampión a los 9 meses de edad. Según la OMS y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la cobertura vacunal estimada contra el sarampión en Madagascar fue del 58% en 2017. Más de la mitad de los casos (51%) notificados durante el brote actual no han sido vacunados o se desconoce su estado de inmunización. Madagascar tiene la proporción más alta de malnutrición entre los menores de 5 años (47%) de toda la Región de África, lo que puede aumentar el riesgo de complicaciones graves y muerte por sarampión en los niños.

El genotipo circulante en el brote actual es el B3, frecuente en África y Europa. Sin embargo, no se han notificado casos de sarampión con antecedentes de viaje a Madagascar en países vecinos, y las investigaciones iniciales en Madagascar no han mostrado ningún vínculo con casos de países con brotes de sarampión en las regiones de África o Europa.

El brote de sarampión se produjo al mismo tiempo que el resurgimiento de la peste en el país, que se repite de manera estacional, lo cual ha afectado la respuesta de salud pública.

Respuesta de salud pública

El Ministerio de Salud Pública de Madagascar está coordinando las actividades de respuesta con el apoyo de la OMS y otros asociados. Entre las medidas adoptadas se encuentran:

  • La mejora de la vigilancia activa (búsqueda activa de casos, vigilancia en la comunidad, distribución de material para la recogida de muestras) en todos los distritos afectados.
  • El uso del Instrumento Mundial de Evaluación de Riesgos Programáticos del Sarampión para identificar los distritos prioritarios para la vacunación.
  • La realización de campañas de vacunación focalizadas:
    • Campaña del 22 de octubre al 9 de noviembre de 2018 en cuatro distritos de Antanavarivo, dirigida, como mínimo, al 95% de los niños de 9 a 59 meses de edad. Los resultados preliminares muestran una cobertura del 84% de la población destinataria.
    • Campaña prevista para el 14 al 18 de enero, destinada a 2 083 734 niños de 9 meses a 9 años de 25 distritos de 13 regiones. La campaña, con un costo de US$ 2 355 989, será financiada por la Iniciativa Sarampión y Rubéola, el Gobierno de Madagascar, la OMS, el UNICEF, el Servicio de Socorro Católico, la Comisión del Océano Índico, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Embajada de Francia en Madagascar y el Banco Mundial.
  • Reforzamiento de la inmunización sistemática (una dosis de vacuna con componente antisarampionoso, según el programa nacional de inmunización) para los niños de 9 a 11 meses de edad.
  • Mantenimiento del tratamiento gratuito de los casos graves de sarampión en hospitales de referencia. Se está administrando vitamina A a todos los pacientes atendidos en hospitales de referencia y centros de salud distritales.
  • Mantenimiento de la movilización de la comunidad con el apoyo del UNICEF y la USAID, con el fin de ampliar los conocimientos sobre la enfermedad y la aceptación de las vacunas en las campañas y la vacunación sistemática.
  • Reactivación por la USAID de la línea directa 910, utilizada durante la epidemia de peste de 2017, para informar sobre el sarampión.

Evaluación del riesgo por la OMS

El sarampión es una enfermedad vírica aguda y muy contagiosa, capaz de causar grandes epidemias. La baja cobertura vacunal contra el sarampión y la baja incidencia de la enfermedad en los últimos años en Madagascar han contribuido a que una proporción significativa de la población sea vulnerable al sarampión. Según las estimaciones de la OMS y el UNICEF, la cobertura vacunal contra el sarampión en Madagascar fue del 58% en 2017. La tasa de malnutrición también contribuye, dado que la malnutrición aumenta la vulnerabilidad de los niños a las complicaciones graves y a la muerte por sarampión.

La OMS estima que el riesgo general de este brote de sarampión es muy alto para Madagascar. Es probable que varios factores que coinciden en la actualidad obstaculicen o retrasen la intervención de salud pública y puedan poner en peligro la respuesta: el conflicto poselectoral, el aislamiento geográfico y la lejanía de los casos, la inseguridad, la temporada de huracanes y la multiplicidad de los brotes. Las campañas de inmunización focalizadas y el fortalecimiento de las actividades de inmunización sistemática son fundamentales para el control efectivo del brote. La administración de vitamina A puede reducir la morbilidad y la mortalidad del sarampión, en particular en un contexto con altas tasas de malnutrición.

El riesgo a nivel regional es bajo, aunque no se puede excluir la propagación del sarampión a las islas vecinas del Océano Índico y a otros países de África y Europa. Se recomienda reforzar la vigilancia en los países vecinos. El riesgo mundial se considera bajo.

Consejos de la OMS

La OMS insta a todos los Estados Miembros:

  • A mantener una cobertura del 95% con dos dosis de vacunas con componente antisarampionoso.
  • A vacunar a las poblaciones en riesgo (sin pruebas de haber sido vacunadas o estar inmunizadas contra el sarampión y la rubéola), como los profesionales sanitarios, los trabajadores de los sectores del turismo y el transporte (hoteles, restaurantes, aeropuertos, taxistas, etc.) y viajeros internacionales.
  • A mantener en todos los países de la región una reserva de vacunas con componente antisarampionoso y jeringas para controlar casos importados.
  • A fortalecer la vigilancia epidemiológica de los casos de fiebre o erupción cutánea para detectar a tiempo todos los casos sospechosos de sarampión en centros sanitarios públicos y privados, y a garantizar que los laboratorios reciban las muestras en los cinco días siguientes a su obtención.
  • A responder con rapidez a los casos importados de sarampión mediante la activación de equipos de respuesta rápida para evitar el establecimiento o restablecimiento de la transmisión endémica.
  • A administrar suplementos de vitamina A a todos los niños diagnosticados de sarampión para reducir las complicaciones y la mortalidad (50 000 UI para los menores de 6 meses; 100 000 UI para los de 6 a 12 meses o 200 000 UI para los de 12 a 59 meses); dos dosis, la primera en cuanto se establezca el diagnóstico, y la segunda al día siguiente.

Teniendo en cuenta la información disponible sobre el brote actual, la OMS no recomienda ninguna restricción de los viajes a Madagascar ni del comercio con este país.

Para más información sobre el sarampión, véase el enlace siguiente: