Preparación y respuesta ante emergencias

Fiebre de Lassa — Liberia

Brote epidémico
18 de mayo de 2016

Desde el 1 de enero de 2016, la OMS ha sido notificada de al menos 38 casos sospechosos de fiebre de Lassa en 6 prefecturas de Liberia: Bong (17 casos, 9 mortales), Nimba (14, 6 mortales), Gbarpolu (4), Lofa (1), Margibi (1) y Montserrado (1).

Entre el 1 de enero y el 3 de abril de 2016 se analizaron muestras de 24 casos sospechosos, 7 de los cuales dieron positivo para la fiebre de Lassa:

  • 2 mediante PCR (reacción en cadena de la polimerasa);
  • 2 mediante detección de anticuerpos IgM en pruebas de ELISA;
  • 2 mediante detección de antígenos del virus en pruebas de ELISA;
  • en el caso restante no se dispone de información sobre el tipo de prueba utilizada.

Todos los casos confirmados como positivos para el virus de Lassa dieron negativo para el virus del ebola. Dado que en Liberia no hay laboratorios que puedan detectar el virus de Lassa mediante PCR, las muestras se están enviando a Kenema (Sierra Leona).

Respuesta de salud pública

Hasta la fecha, 134 contactos han completado el periodo de 21 días de seguimiento. Otros 17 están en observación. Hasta ahora, ninguno de ellos ha presentado síntomas.

Con el apoyo de la OMS y organizaciones asociadas, las autoridades nacionales han puesto en marcha medidas apropiadas para responder al brote: tratamiento de los casos, prevención y control de infecciones, participación de la comunidad y educación sanitaria.

Evaluación del riesgo por la OMS

La fiebre de Lassa es endémica en Liberia y casi todos los años hay brotes en diferentes zonas del país. La experiencia adquirida en brotes similares anteriores indica que es de prever la notificación de nuevos casos.

Aunque en el pasado se han descrito casos ocasionales de fiebre de Lassa asociados a viajes (véanse los partes publicados el 8 y el 27 de abril de 2016), se considera que el riesgo de propagación de la enfermedad de Liberia a países no endémicos es bajo. La OMS sigue observando la situación epidemiológica y realizando evaluaciones del riesgo basadas en la información más reciente

Consejos de la OMS

Considerando el aumento estacional de los casos en esta época del año, se alienta a los países de África Occidental en los que la enfermedad es endémica a que refuercen sus correspondientes sistemas de vigilancia.

Los profesionales sanitarios que atiendan a casos sospechosos o confirmados de fiebre de Lassa deben aplicar medidas adicionales de control de las infecciones para evitar el contacto con la sangre y líquidos corporales de los pacientes y con superficies o materiales contaminados, como la ropa de cama y de vestir. Cuando estén en contacto cercano (menos de 1 metro) con pacientes con fiebre de Lassa deben utilizar protección facial (caretas protectoras o mascarillas médicas y gafas); bata limpia, no estéril, de manga larga, y guantes (estériles para algunos procedimientos).

Los trabajadores de los laboratorios también están en riesgo. Las muestras humanas y animales para investigar una posible infección por el virus de Lassa deben ser manipuladas por personal capacitado y procesadas en laboratorios equipados adecuadamente, en condiciones de máxima contención biológica.

Debe pensarse en el diagnóstico de fiebre de Lassa en pacientes febriles de retorno de zonas donde la enfermedad es endémica. Los profesionales sanitarios que atiendan casos sospechosos de fiebre de Lassa deben buscar inmediatamente el asesoramiento de expertos locales y nacionales, y disponer lo necesario para la realización de pruebas de laboratorio.

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS no recomienda restricciones al comercio con Liberia ni a los viajes a ese país.