Preparación y respuesta ante emergencias

Dengue - Burkina Faso

Brote epidémico
18 de noviembre de 2016

Desde agosto de 2016 se vienen notificando casos sospechosos de dengue, algunos de ellos mortales, en Uagadugú, la capital de Burkina Faso.

Entre el 5 de agosto y el 12 de noviembre de 2016 se notificaron 1061 casos probables, es decir, con prueba diagnóstica rápida (PDR) de dengue positiva, entre 1266 casos sospechosos; 15 han sido mortales (tasa de letalidad del 1,2%). Se han notificado casos en los 12 distritos Uagadugú y en otras dos regiones: Sahel, en el norte (12 casos con PDR positiva), y Hauts-Bassins, en el oeste (6 casos con PDR positiva).

Entre los casos con PDR positiva, 273 de Uagadugú están bien documentados. Las principales manifestaciones han sido cefaleas (77%), artralgias (51%), síntomas gastrointestinales (47%) y hemorragias (6%). El 70% de los afectados tenían más de 25 años (media de 30). Las mujeres se han visto más afectadas que los hombres. El 9 de noviembre se enviaron al Instituto Pasteur de Dakar, un Centro Colaborador de la OMS para arbovirus, 61 muestras para ser sometidas a pruebas de confirmación. Los resultados preliminares, recibidos el 14 de noviembre, dieron 29 muestras (47,5%) como positivas para el dengue mediante qRT-PCR. Se identificó el serotipo 2, pero son necesarias más pruebas. Están pendientes los resultados de la secuenciación genética.

Respuesta de salud pública

  • El Ministerio de Salud ha establecido un mecanismo integrado de vigilancia y respuesta en el que no se ha incluido la vigilancia del dengue, aunque está previsto hacerlo para aumentar la capacidad de vigilancia.
  • Entre el 24 y el 28 de octubre se realizó una investigación inicial en 6 centros sanitarios, y se sigue investigando.
  • La coordinación está asegurada por la celebración de reuniones semanales del comité nacional de gestión de epidemias con las autoridades sanitarias y otros departamentos ministeriales que participan en la respuesta.
  • Se ha elaborado un plan de respuesta que abarca el control de vectores y la comunicación de los riesgos.
  • Se han actualizado los instrumentos para la vigilancia del dengue y las directrices sobre la detección y tratamiento de los casos, y se han distribuido entre quienes están participando en la respuesta.
  • El Ministerio de Salud tiene previsto reforzar la capacidad del laboratorio nacional de referencia para fiebres hemorrágicas víricas, con el apoyo del Instituto Pasteur de Dakar y de la OMS.
  • Se están difundiendo mensajes sobre el dengue, su tratamiento y las medidas preventivas, traducidos a los diferentes idiomas oficiales del país.
  • Los principales hospitales de Uagadugú están proporcionando mosquiteros de cama a los pacientes con dengue grave (para más información sobre el dengue grave véase la nota descriptiva sobre esta enfermedad).
  • Los casos graves de dengue están siendo atendidos y tratados gratuitamente.

Evaluación del riesgo por la OMS

Este brote de dengue se ha producido en el contexto de una baja vigilancia de la enfermedad en Burkina Faso. Muchos centros sanitarios no disponen de PDR. Las definiciones de los casos y las directrices terapéuticas no tienen suficiente difusión, por lo que los profesionales sanitarios no están bien capacitados en materia de vigilancia de la enfermedad, en particular en su detección y notificación. Los conocimientos de los profesionales sanitarios sobre la enfermedad y su prevención son escasos, dado que la vigilancia del dengue no está bien establecida, pese al mecanismo integrado de vigilancia y respuesta.

Aunque la estación lluviosa ha terminado, sigue siendo posible la existencia de una alta densidad de mosquitos, dado que los lugares de cría son numerosos tanto en los hogares como en el medio ambiente. Los entomólogos y las partes interesadas están estudiando intervenciones para controlar los vectores en la comunidad. Las medidas para el control de vectores deberían identificar los lugares de cría más productivos (donde hay mayor densidad de larvas) y se deberían iniciar medidas para reducirlos con el apoyo de la comunidad. Se debería efectuar un monitoreo entomológico en determinados puntos para evaluar el impacto de todas las medidas de control. Se debería considerar el uso de mosquiteros de cama para los pacientes virémicos hospitalizados, y se deberían adoptar medidas de prevención a nivel personal.

Es importante destacar que la atención de los profesionales sanitarios y la población está centrada en el paludismo, y no en el dengue. Por consiguiente, para responder mejor a este brote es necesario reforzar la capacidad de diagnóstico precoz, la sensibilización mediante la comunicación, la movilización social, la participación de la comunidad, el control de vectores y las orientaciones clínicas.

Uagadugú es la capital de Burkina Faso y dispone de conexiones por carretera y ferrocarril con los países vecinos, además de un aeropuerto internacional. Los movimientos de población con origen y destino en los países vecinos son frecuentes. Por ahora no hay pruebas de que haya brotes de dengue en las regiones vecinas, aunque no se puede descartar la circulación previa del virus del dengue. No hay información suficiente para evaluar el riesgo.

Consejos de la OMS

La OMS recomienda que los países solo consideren la posibilidad de introducir la vacuna CYD-TDV contra el dengue en zonas geográficas nacionales o subnacionales en las que los datos epidemiológicos indiquen que la carga de la enfermedad es alta. Por el momento no hay pruebas suficientes de que la prevalencia del dengue sea elevada en Burkina Faso, aunque es necesario seguir investigando.

Se recomiendan medidas de prevención del dengue con métodos de control de vectores, como la eliminación de sus hábitats y el uso de insecticidas (rociado de interiores y fumigación de exteriores), y medidas personales (uso de repelentes, ropas de color claro, pantalones largo y camisas de manga larga, y de mosquiteros para evitar que los mosquitos entren en las casas).

Basándose en la información disponible sobre este evento, la OMS no recomienda la imposición de restricciones a los viajes ni al comercio con Burkina Faso.