Preparación y respuesta ante emergencias

Síndrome hemorrágico febril — Sudán del Sur

Brote epidémico
19 de mayo de 2016

El Centro Nacional de Enlace para el RSI de Sudán del Sur ha notificado a la OMS un brote de síndrome hemorrágico febril entre finales de diciembre de 2015 y principios de mayo de 2016.

Hasta el 9 de mayo se habían notificado 51 casos sospechosos, 10 de ellos mortales, en los condados de Aweil Septentrional (45 casos, 10 mortales) y Aweil Occidental (6 casos). No habido profesionales sanitarios entre los casos. La mayoría de ellos (74,5%) tienen menos de 20 años. La última muerte se produjo el 28 de febrero.

Los síntomas más frecuentes consisten en hemorragias, fiebre, fatiga, cefaleas y vómitos. Los síntomas no parecen ser graves y se resuelven rápidamente tras la instauración de tratamiento de apoyo. No hay pruebas de que la enfermedad se esté transmitiendo de persona a persona.

Se enviaron muestras de 33 pacientes a los Centros Colaboradores de la OMS en Uganda (Instituto de Investigaciones Virológicas), Senegal (Instituto Pasteur de Dakar) y Sudáfrica (Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles). Las muestras han sido sometidas a pruebas de neutralización por reducción de placa, reacción en cadena de la polimerasa y ELISA. Todas fueron negativas para los virus de Crimea-Congo, Ebola, Marburgo, Valle del Rift, Nilo Occidental, Zika y fiebre amarilla; 5 fueron positivas para el virus de O’nyong-nyong, 3 para el virus de la fiebre chikungunya y 1 para el virus del dengue.

Se están realizando más pruebas de laboratorio que podrían identificar el agente etiológico. También se están investigando otras posibles causas, como enfermedades bacterianas (por ejemplo, la leptospirosis) e intoxicaciones alimentarias (micotoxinas). Se han identificado en la zona factores de riesgo ecológicos de transmisión de enfermedades por arbovirus.

Respuesta de salud pública

Con el apoyo de la OMS, las autoridades nacionales han llevado a cabo una serie de actividades de salud pública, como la investigación y tratamiento de todos los nuevos casos sospechosos, el fortalecimiento de la prevención y control de infecciones o la mejora de la vigilancia de enfermedades. Además, se han celebrado reuniones con las comunidades para aumentar los conocimientos de la población sobre las fiebres hemorrágicas. Por último, a petición de la oficina de la OMS en el país, la Oficina Regional de la OMS para África ha movilizado suministros de laboratorio.

Evaluación del riesgo por la OMS

Los resultados analíticos recibidos hasta ahora no explican los síntomas (hemorragias sin causa aparente) de los casos ni la elevada tasa de mortalidad. Dado que todavía no se conoce la causa de este evento de salud pública, es necesario mantener un seguimiento estrecho y realizar nuevas investigaciones epidemiológicas.

La zona afectada por el brote tiene frontera con el Darfour de Sudán, donde entre agosto y noviembre de 2015 se notificaron al menos 469 casos (120 mortales) de fiebre hemorrágica vírica no identificada. Dados los frecuentes movimientos de población entre Sudán y Sudán del Sur, no se puede descartar un riesgo de propagación internacional de la enfermedad. La OMS sigue observando la situación epidemiológica y realizando evaluaciones del riesgo basadas en la información más reciente.

Consejos de la OMS

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS no recomienda restricciones al comercio con Sudán del Sur ni a los viajes a ese país.