Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) ─ Actualización

Brote epidémico
4 de junio de 2014

El 1 de junio de 2014, el Centro Nacional de Enlace para el RSI en Jordania notificó a la OMS un nuevo caso de infección por el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) en Amman (Jordania).

Se trata de un hombre, profesional sanitario de 26 años, que presentó fiebre el 23 de mayo de 2014. Su estado empeoró, al presentar neumonía y síntomas digestivos, y fue hospitalizado el 30 de mayo de 2014. Se extrajo una muestra, y el 31 de mayo de 2014 se obtuvieron resultados positivos en las pruebas de detección del MERS-CoV. Su estado es estable. No presenta otras enfermedades, pero tiene antecedentes de contacto con un caso de infección por MERS-CoV confirmado en el laboratorio (otro profesional sanitario), que fue notificado a la OMS el 11 de mayo de 2014. No tiene antecedentes de viajes ni de contacto con animales.

Actualmente se está realizando la localización y el cribado de 6 familiares y 54 profesionales sanitarios.

A escala mundial, se han notificado oficialmente a la OMS 681 casos de infección por el MERS-CoV confirmados mediante pruebas de laboratorio, entre ellos 204 casos mortales. Esta cifra comprende todos los casos notificados en esta actualización más 44 casos confirmados en el laboratorio que Arabia Saudita ha notificado oficialmente a la OMS entre el 19 de mayo y el 2 de junio. La OMS está trabajando estrechamente con Arabia Saudita para obtener más información sobre estos casos, y publicará nuevas actualizaciones en cuanto sea posible.

Consejos de la OMS

Dadas la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a todos sus Estados Miembros a que mantengan la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas graves (IRAG) y examinen cuidadosamente todos los casos inusuales.

Las medidas de prevención y control de las infecciones son esenciales para evitar la posible propagación del MERS-CoV en los centros sanitarios. Los centros sanitarios que atiendan a casos sospechosos o confirmados de infección por MERS-CoV deben tomar medidas apropiadas para reducir el riesgo de transmisión del virus a otros pacientes, al personal sanitario y a las visitas. Todos los profesionales sanitarios deben recibir periódicamente formación teórica y práctica en materia de prevención y control de las infecciones.

No siempre es posible identificar precozmente a los pacientes infectados por MERS-CoV, dado que algunos de ellos presentan síntomas leves o atípicos. Por consiguiente, hay que garantizar la observancia en todo momento de las precauciones habituales en todos los pacientes y todos los centros, independientemente de su diagnóstico.

Además, hay que adoptar precauciones contra la transmisión por gotículas al atender a cualquier paciente con síntomas de infección respiratoria aguda; cuando se trate de un caso confirmado o probable de infección por MERS-CoV, hay que añadir precauciones contra el contacto y protección ocular. Las precauciones contra la transmisión por vía aérea están indicadas cuando se realicen procedimientos generadores de aerosoles.

Cuando los datos clínicos y epidemiológicos lleven a sospechar firmemente una infección por MERS-CoV, el paciente debe ser tratado como si estuviera infectado, aunque las pruebas iniciales con muestras de frotis nasofaríngeos sean negativas. Las pruebas inicialmente negativas deben repetirse, de preferencia en muestras de las vías respiratorias inferiores.

A los profesionales sanitarios se les aconseja que mantengan la vigilancia. Quienes presenten IRAG poco después de haber viajado a Oriente Medio deben ser sometidos a pruebas de detección de MERS-CoV, tal como se aconseja en las actuales recomendaciones sobre la vigilancia. Se recuerda a todos los Estados Miembros la necesidad de evaluar y notificar rápidamente a la OMS todo nuevo caso de infección por MERS-CoV, proporcionando información sobre las posibles fuentes de exposición y una descripción del curso clínico. Asimismo, se debe iniciar rápidamente una identificación de la fuente de exposición para determinar cómo tiene lugar, de modo que se pueda evitar que siga la transmisión.

Las personas con alto riesgo de enfermedad grave por MERS-CoV deberían evitar el contacto estrecho con animales cuando acudan a granjas donde se sospeche que el virus pueda estar circulando. A la población general se le recomienda que, cuando visite una granja, adopte medidas higiénicas generales, tales como lavarse las manos antes y después de tocar animales, evitar el contacto con animales enfermos y seguir las prácticas de higiene alimentaria.

La OMS no aconseja la realización de cribados especiales en los puntos de entrada ni la imposición de restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.