Alerta y Respuesta Mundiales (GAR)

Coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) ─ Actualización

Brote epidémico
25 de junio de 2014

El 17 de junio de 2014, el Centro Nacional de Enlace para el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de Arabia Saudita notificó a la OMS 2 casos más de infección por el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) confirmados mediante pruebas de laboratorio.

Datos de los casos

  • Hombre de 42 años, residente en la ciudad de Yeda (región de La Meca). Fue hospitalizado en Yeda a causa de una afección médica el 26 de mayo y recibió el alta el 4 de junio. El 11 de junio acudió al mismo hospital para revisión. El 13 de junio presentó síntomas respiratorios; se le diagnosticó una neumonía y fue ingresado de nuevo. La infección por el MERS-CoV se confirmó mediante pruebas de laboratorio el 16 de junio. El estado del paciente empeoró, falleciendo el 18 de junio. Se indicó que no había tenido contacto con ningún caso de infección por el MERS-CoV confirmado mediante pruebas de laboratorio; tampoco tenía antecedentes de viajes recientes ni de contacto con animales. Las investigaciones preliminares indican que ningún miembro del personal que trabajaba en el servicio donde fue ingresado inicialmente el paciente padecía una enfermedad que respondiera a la definición de caso de infección por el MERS-CoV.
  • Hombre de 58 años, residente en la ciudad de Riad (región de Riad). Enfermó el 4 de junio y fue hospitalizado el 12 de junio. La infección por el MERS-CoV se confirmó mediante pruebas de laboratorio el 15 de junio. Su situación es estable. El 31 de mayo viajó a Yeda para realizar la peregrinación a La Meca, y desde ahí viajó a Egipto, el 3 de junio. El 9 de junio regresó a Yeda, procedente de Egipto. Se ha indicado que no tuvo contacto con casos de infección por el MERS-CoV confirmados previamente mediante pruebas de laboratorio ni tampoco contacto con animales. Asimismo se ha señalado que no padece ninguna otra enfermedad.

Se están realizando más investigaciones y el seguimiento de los contactos.

A escala mundial, se han notificado oficialmente a la OMS 703 casos de infección por el MERS-CoV confirmados mediante pruebas de laboratorio, incluidos al menos 250 fallecimientos relacionados.

Consejos de la OMS

Dadas la situación actual y la información disponible, la OMS alienta a todos sus Estados Miembros a que mantengan la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas y examinen detenidamente cualquier presentación inusual.

Las medidas de prevención y control de las infecciones son esenciales para evitar la posible propagación del MERS-CoV en los centros sanitarios. No siempre es posible identificar tempranamente a los pacientes con infección por el MERS-CoV, dado que, como ocurre con otras infecciones respiratorias, los síntomas iniciales son inespecíficos. Así pues, los profesionales sanitarios deben aplicar las precauciones habituales de forma sistemática con todos los pacientes, con independencia del diagnóstico. Además de esto, al atender a pacientes con síntomas de infección respiratoria aguda se adoptarán medidas contra la transmisión por gotículas; cuando se trate de un caso confirmado o probable de infección por el MERS-CoV, hay que añadir precauciones contra el contacto y protección ocular; se aplicarán medidas de prevención contra la transmisión por vía aérea cuando se realicen procedimientos en los que se produzcan aerosoles.

Hasta que se sepa más acerca del MERS-CoV, se considera que las personas que padecen diabetes, insuficiencia renal, neumopatía crónica o inmunodepresión tienen un alto riesgo de padecer enfermedad grave en caso de infección por el MERS-CoV. Por consiguiente, dichas personas evitarán el contacto estrecho con animales, en particular con los camellos, cuando visiten granjas, mercados o establos donde se sabe que el virus puede circular. Se adoptarán medidas higiénicas generales, tales como lavarse sistemáticamente las manos antes y después de tocar a algún animal y evitar el contacto con animales enfermos.

También se deben adoptar medidas de higiene alimentaria. Se evitará beber leche de camello cruda u orina de camello, así como consumir carne que no esté adecuadamente cocinada.

La OMS no aconseja realizar cribados especiales en los puntos de entrada ni imponer restricciones a los viajes ni al comercio en relación con este evento.