Preparación y respuesta ante emergencias

Infección por el virus de Zika — Honduras

Brote epidémico
21 de diciembre de 2015

El 16 de diciembre de 2015, el Ministerio de Salud de Honduras notificó dos casos autóctonos de infección por el virus de Zika, ambos del sexo masculino y residentes en el sur del país. Los casos se identificaron mediante la vigilancia activa y se confirmaron mediante la prueba de la reacción en cadena de polimerasa con retrotranscriptasa. El Ministerio de Salud ha pedido a la población que mantenga las actividades de prevención y control, en particular el control de los vectores.

Consejos de la OMS

La proximidad de los lugares de cría del mosquito vector a las viviendas humanas es un importante factor de riesgo de infección por el virus de Zika. La prevención y el control se basan en la reducción de la cría de mosquitos mediante la reducción de las fuentes (eliminación y modificación de los lugares de cría) y del contacto entre los mosquitos y las personas. Esto se puede lograr reduciendo el número de hábitats acuáticos naturales y artificiales en los que pueden vivir las larvas, reduciendo la población de mosquitos adultos alrededor de las comunidades en riesgo, y utilizando barreras como los repelentes, los mosquiteros, el cierre de puertas y ventanas y la utilización de prendas largas. Dado que los mosquitos Aedes, principal vector, pican durante el día, se recomienda que quienes duerman durante el día, sobre todo los niños, los enfermos y los ancianos, se protejan con mosquiteros tratados con insecticidas. Las espirales antimosquitos y otros vaporizadores de insecticidas también pueden reducir la probabilidad de picadura.

Durante los brotes se puede proceder periódicamente a la fumigación de insecticidas para matar los mosquitos voladores. Los insecticidas adecuados (los recomendados por el Plan OMS de evaluación de plaguicidas) también se pueden utilizar como larvicidas para tratar recipientes de agua relativamente grandes.

Quienes viajen a zonas de alto riesgo, en particular las embarazadas, deben adoptar precauciones básicas para protegerse de las picaduras de mosquitos, como el uso de repelentes y de prendas claras, pantalones largos y camisas de manga larga, además de asegurarse de que las habitaciones disponen de mosquiteros que impidan la entrada de insectos.

De acuerdo con la información disponible, la OMS no recomienda restricciones al comercio con Honduras ni a los viajes a ese país.