Preparación y respuesta ante emergencias

Enfermedad por el virus del Ebola — República Democrática del Congo

Brotes epidémicos
22 de agosto de 2019

El brote de enfermedad por el virus del Ebola (EVE) en las provincias de Nord-Kivu e Ituri de la República Democrática del Congo continuó esta semana con una intensidad de transmisión similar (figura 1). Si bien en las últimas semanas el brote se ha caracterizado por la expansión geográfica de los casos a nuevas zonas sanitarias, seguimos observando un elevado número de casos, una transmisión local sostenida y el movimiento de casos entre zonas sanitarias tanto hacia dentro como hacia fuera de los puntos críticos de Beni, Mandima y Butembo. En los 21 días transcurridos del 31 de julio al 20 de agosto de 2019, 69 áreas sanitarias de 19 zonas sanitarias notificaron nuevos casos (cuadro 1, figura 2). Durante este período se notificaron en total 216 casos confirmados, la mayoría de ellos procedentes de las zonas sanitarias de Beni (31%, n=66), Mandima (18%, n=38), y Butembo (8%, n=18). El alto riesgo de transmisión también está asociado a un conglomerado emergente en la ciudad de Mambasa, donde se han notificado 14 casos en los últimos 21 días. En las actividades de respuesta se siguen abordando estos puntos críticos mediante la detección temprana de casos y la investigación exhaustiva, la identificación y el seguimiento estrecho de los contactos y la colaboración con las comunidades locales.

La semana pasada dos nuevas zonas sanitarias notificaron casos: La zona sanitaria de Mwenga en Sud-Kivu y la zona sanitaria de Pinga en Nord-Kivu. En Mwenga se notificaron cuatro casos confirmados después de que dos personas (madre e hijo) tuvieran contacto con un caso confirmado en Beni antes de viajar al sur. Posteriormente el padre del niño dio positivo, al igual que un paciente presente en el centro de salud comunitario en el que el primer caso fue atendido inicialmente.

En Pinga se ha notificado un caso confirmado sin vínculos epidemiológicos aparentes con otros casos y sin historial de viajes ni visitantes recientes desde áreas afectadas por el brote. Pinga presenta una dificultad añadida para los equipos de respuesta habida cuenta de su lejanía, la escasez de telecomunicaciones, los riesgos de seguridad y la resistencia dentro de la familia y la comunidad afectadas.

Al 20 de agosto se habían notificado en total 2927 casos de EVE, incluidos 2822 casos confirmados y 105 probables, de los cuales 1961 casos habían fallecido (tasa global de letalidad del 67%). De todos los casos confirmados y probables, el 58% (1697) eran mujeres y el 28% (830) niños menores de 18 años. Hasta la fecha se han infectado 154 trabajadores sanitarios.

La semana pasada se validaron once casos probables adicionales, entre ellos casos que murieron en la comunidad en las zonas sanitarias de Katwa, Kyondo, Vuhovi y Mabalako durante los meses de marzo a junio de 2019 con vínculos epidemiológicos con el brote; de estos casos no se pudieron extraer muestras para la realización de pruebas de laboratorio con el fin de confirmar o excluir la EVE.

El 19 de agosto de 2019 tuvo lugar una huelga general en Beni, Butembo y Oicha en respuesta a los recientes ataques de grupos armados contra civiles. Debido a ello se suspendieron temporalmente las actividades de respuesta al ebola. Las operaciones se reanudaron el 20 de agosto de 2019 con mayor cautela, y se prevén nuevas manifestaciones. La suspensión de las actividades de respuesta al ebola a menudo conlleva un aumento del número de casos y la propagación de los casos a nuevas áreas en las semanas siguientes.

Figura 1: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola por semana de inicio de la enfermedad y por zona sanitaria. Datos al 20 de agosto de 2019*

*Los datos de las últimas semanas están sujetos a demoras en la confirmación y notificación de casos, así como a la depuración de datos en curso. Otras zonas sanitarias: Alimbongo, Ariwara, Biena, Bunia, Goma, Kalunguta, Kayna, Komanda, Kyondo, Lolwa, Lubero, Mambasa, Manguredjipa, Masereka, Musienene, Mutwanga, Mwenga, Nyankunde, Nyiragongo, Oicha, Pinga, Rwampara, Tchomia y Vuhovi..

Figura 2: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola por semana de inicio de la enfermedad y por zona sanitaria. Datos al 20 de agosto de 2019*

Cuadro 1: Casos confirmados y probables de enfermedad por el virus del Ebola y número de áreas sanitarias afectadas por zona sanitaria de las provincias de Nord-Kivu e Ituri (República Democrática del Congo), datos hasta el 20 de agosto de 2019**

**El número total de casos y áreas afectadas durante los últimos 21 días se calcula en función de la fecha de la primera alerta de los casos, que puede diferir de la fecha de confirmación y de la fecha del parte diario notificado por el Ministerio de Salud.

Respuesta de salud pública

Para obtener más información sobre las medidas de respuesta de salud pública adoptadas por el Ministerio de Salud, la OMS y los asociados, consulte los últimos informes de situación publicados por la Oficina Regional de la OMS para África:

Evaluación del riesgo por la OMS

La OMS monitorea constantemente los cambios en la situación y el contexto epidemiológicos del brote para asegurarse de que el apoyo a la respuesta esté adaptado a las circunstancias cambiantes. En la última evaluación llevada a cabo el 5 de agosto de 2019 se concluyó que los niveles de riesgo nacionales y regionales siguen siendo muy altos, mientras que los niveles de riesgo mundiales siguen siendo bajos.

La respuesta al brote de EVE en la República Democrática del Congo sigue viéndose dificultada por la persistente inseguridad, disturbios, focos de resistencia comunitaria y un déficit de financiación. Aunque hay una ligera tendencia a la baja en el número total de nuevos casos confirmados notificados esta semana, la enfermedad continúa propagándose a nuevas zonas sanitarias. Esto quedó demostrado una vez más por un caso que viajó 700 km desde el lugar original de exposición en Beni, en Nord-Kivu, hasta Mwenga, en Sud-Kivu. La alta proporción de muertes en las comunidades, la proporción relativamente baja de casos nuevos que eran contactos conocidos bajo vigilancia, la existencia de cadenas de transmisión vinculadas a posibles infecciones nosocomiales, los retrasos persistentes en la detección y el aislamiento de los casos y las dificultades para acceder a algunas comunidades debido a la inseguridad y a los focos de reticencia comunitaria son factores que aumentan la probabilidad de que se produzcan nuevas cadenas de transmisión en las comunidades afectadas.

Aunque las estrategias de respuesta siguen evolucionando para adaptarse al contexto local, las capacidades de preparación operacional deben seguir mejorándose y manteniéndose en las áreas no afectadas por el brote, incluidos los países vecinos. La OMS pide un enfoque más coordinado en el que las ONG y los asociados de las Naciones Unidas aceleren colectivamente todas las actividades y en el que todos los asociados sean responsables de su papel en la respuesta con arreglo al objetivo común de poner fin al brote.

Los factores mencionados, sumados a las elevadas tasas de movimiento de población desde las áreas afectadas por el brote hacia otras partes de la República Democrática del Congo y, a través de las fronteras permeables, hacia los países vecinos, aumentan el riesgo de propagación geográfica, tanto dentro de la República Democrática del Congo como hacia los países vecinos. A la inversa, las actividades sustantivas de preparación operativa en varios países vecinos han aumentado la capacidad para detectar rápidamente los casos y mitigado la propagación local; esto debe seguir ampliándose y manteniéndose.

Consejos de la OMS

Teniendo en cuenta la información disponible, la OMS aconseja no restringir los viajes a la República Democrática del Congo ni el comercio con este país. Actualmente no existe ninguna vacuna autorizada para proteger a las personas frente al virus del Ebola. Por tanto, el requisito de tener un certificado de vacunación contra el virus del Ebola no constituye una base razonable para restringir los desplazamientos transfronterizos o la expedición de visados a los viajeros que entran en los países afectados o salen de ellos. La OMS sigue vigilando de cerca y, de ser necesario, verificando las medidas con respecto a los viajes y al comercio en relación con este evento. En la actualidad, ningún país ha aplicado medidas relativas a los viajes que interfieran significativamente con el tráfico internacional hacia la República Democrática del Congo y desde este país. Los viajeros deben solicitar asesoramiento médico antes de viajar y observar prácticas adecuadas de higiene. Se puede consultar más información en las Recomendaciones de la OMS acerca del tráfico internacional en relación con el brote de enfermedad por el virus del Ebola en la República Democrática del Congo (en inglés) .

Se puede obtener más información en: