Preparación y respuesta ante emergencias

Infección por el virus de Zika — Panamá

Brote epidémico
22 de diciembre de 2015

El 14 de diciembre de 2015, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Panamá notificó a la OMS/OPS un nuevo caso de infección por el virus de Zika confirmada mediante pruebas de laboratorio.

Hasta el 17 de diciembre se habían confirmado 4 casos de infección por este virus mediante la reacción en cadena de la polimerasa con retrotranscriptasa (PCR-RT). Todos los casos confirmados corresponden a mujeres de 25 a 59 años.

También se han notificado 95 casos sospechosos, con síntomas compatibles con esta infección en las islas de Ustupu y Ogobsugun (provincia de Guna Yala). De esos 95 casos, 4 han dado positivo mediante PCR-RT. El primer caso de dengue se confirmó aproximadamente 2 semanas antes de la confirmación de la infección por el virus de Zika, hecho que indica que ambos virus están circulando en la misma comunidad. De los 91 casos restantes, 30 fueron negativos para el dengue y la fiebre chikungunya. Los casos sospechosos se distribuyen por todos los grupos de edad, aunque se concentran en el de 25 a 34 años. La mayoría de los casos son mujeres (66%).

Respuesta de salud pública

Las autoridades sanitarias de Panamá están poniendo en práctica varias medidas de salud pública:

  • actividades de información, educación y comunicación; por ejemplo, se han distribuido folletos en tres idiomas: guna, español e inglés;
  • actividades de control de vectores.

Consejos de la OMS

La proximidad de los lugares de cría del mosquito vector a las viviendas humanas es un importante factor de riesgo de infección por el virus de Zika. La prevención y el control se basan en la reducción de la cría de mosquitos mediante la reducción de las fuentes (eliminación y modificación de los lugares de cría) y del contacto entre los mosquitos y las personas. Esto se puede lograr reduciendo el número de hábitats acuáticos naturales y artificiales en los que pueden vivir las larvas, reduciendo la población de mosquitos adultos alrededor de las comunidades en riesgo, y utilizando barreras como los repelentes, los mosquiteros, el cierre de puertas y ventanas y la utilización de prendas largas. Dado que los mosquitos Aedes, principal vector, pican durante el día, se recomienda que quienes duerman durante el día, sobre todo los niños, los enfermos y los ancianos, se protejan con mosquiteros tratados con insecticidas. Las espirales antimosquitos y otros vaporizadores de insecticidas también pueden reducir la probabilidad de picadura.

Durante los brotes se puede proceder periódicamente a la fumigación de insecticidas para matar los mosquitos voladores. Los insecticidas adecuados (los recomendados por el Plan OMS de evaluación de plaguicidas) también se pueden utilizar como larvicidas para tratar recipientes de agua relativamente grandes.

Quienes viajen a zonas de alto riesgo, en particular las embarazadas, deben adoptar precauciones básicas para protegerse de las picaduras de mosquitos, como el uso de repelentes y de prendas claras, pantalones largos y camisas de manga larga, además de asegurarse de que las habitaciones disponen de mosquiteros que impidan la entrada de insectos.

De acuerdo con la información disponible, la OMS no recomienda restricciones al comercio con Panamá ni a los viajes a ese país.