Preparación y respuesta ante emergencias

Enfermedad meningocócica – Togo

Brotes epidémicos
23 de febrero de 2017

Desde el 1 de enero de 2017, 19 distritos sanitarios han notificado 201 casos sospechosos de meningitis, 17 de ellos mortales. En la semana 2, el distrito de Akebou (Región de Plateau) publicó una alerta tras la notificación de 4 casos de meningitis. En la semana 4 se alcanzó el umbral epidémico, con 9 casos y una tasa de ataque de 12,4 por 100 000 habitantes. Del 2 de enero al 12 de febrero de 2017 se notificaron 48 casos sospechosos de meningitis, 3 de ellos mortales (tasa de letalidad del 6,3%). En las muestras de 14 de estos casos la PCR confirmó la presencia de Neisseria meningitidis del serogrupo W.

Cuatro regiones del país, entre ellas la de Plateau, se habían beneficiado de una campaña de vacunación masiva con MenAfriVac en diciembre de 2014.

Togo forma parte del cinturón africano de la meningitis, y cada año tiene casos de meningitis y muertes por esta causa. En 2016 hubo en el norte del país una epidemia por N. meningitidis del serogrupo W, y se notificaron 1975 casos, 127 de ellos mortales.

Respuesta de salud pública

Para hacer frente al brote se están aplicando las medidas siguientes:

  • Se han solicitado al Grupo Internacional de Coordinación 56 000 dosis de vacunas contra la meningitis para la campaña de vacunación programada.
  • Se ha enviado una misión de la OMS para reforzar la gestión del brote sobre el terreno.
  • Se ha reforzado la vigilancia de la meningitis a nivel distrital.
  • Se han capacitado los clínicos a nivel distrital sobre el tratamiento de los casos.
  • Se han realizado reuniones con dos países vecinos: Ghana y Benin.

Evaluación del riesgo por la OMS

La mayor carga de enfermedad meningocócica corresponde al cinturón africano de la meningitis. Aunque la utilización de la vacuna conjugada MenA ha reducido la meningitis A, ha habido epidemias por otros serogrupos. Este brote de casos por N. meningitidis del serogrupo W en Togo requiere un monitoreo estrecho de los cambios de la epidemiología de la enfermedad meningocócica. Hay que velar por la disponibilidad de reservas mundiales de vacunas, por el fortalecimiento de los sistemas de vigilancia epidemiológica y de laboratorio y por la existencia en los países de estrategias de respuesta a los brotes.

Consejo de la OMS

La respuesta a la epidemia consiste en un tratamiento rápido y adecuado de los casos, la vacunación en masa reactiva de las poblaciones y el fortalecimiento de la vigilancia de la meningitis.