Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco

El Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco es un tratado internacional cuyo objetivo es eliminar todas las formas de comercio ilícito de productos de tabaco mediante un conjunto de medidas que deben adoptar los países en cooperación entre sí: supone una solución mundial a un problema mundial.

l Protocolo se elaboró en respuesta al creciente comercio ilícito de productos de tabaco, a menudo de carácter transfronterizo. El comercio ilícito constituye una grave amenaza para la salud pública ya que aumenta el acceso a los productos de tabaco, con frecuencia a un precio menor, lo que alimenta la epidemia de tabaquismo y socava las políticas de control del tabaco. También causa pérdidas sustanciales en los ingresos gubernamentales y, al mismo tiempo, contribuye a la financiación de las actividades delictivas internacionales.

Cuenta con 58 Partes, que pueden consultarse aquí.



El Protocolo consta de diez partes, de las cuales las más importantes tratan del control de la cadena de suministro, el cumplimiento de la ley y la cooperación internacional. Entre sus aspectos más destacados figuran el establecimiento de un sistema de seguimiento y localización de los productos de tabaco (artículo 8) y el establecimiento del Protocolo como base para la cooperación judicial, como la asistencia jurídica mutua (artículo 29) entre las Partes. Además, ofrece a los funcionarios de policía, de aduanas y al poder judicial la posibilidad de intercambiar información sobre posibles delitos relacionados con el comercio ilícito de productos de tabaco.

El Protocolo fue negociado por las Partes del CMCT de la OMS durante varios años y entró en vigor el 25 de septiembre de 2018.

El primer período de sesiones de la Reunión de las Partes en el Protocolo se celebró en Ginebra del 8 al 10 de octubre de 2018.