Los kuwaitíes reducen su tensión arterial gracias a la disminución del contenido en sal del pan

Septiembre de 2014

Las autoridades kuwaitíes, en colaboración con la principal panificadora del país, han adoptado medidas firmes para reducir el contenido en sal del tipo de pan más consumido.

Nawal Al Hamad

Pescado seco, queso… ¿pan? Este último producto tal vez no sea el primero en venir en mente al considerar qué alimentos aportan grandes cantidades de sal a nuestras dietas. Sin embargo, en Kuwait, la reducción de la cantidad de sal en el pan elaborado localmente es un elemento fundamental de la estrategia de este Estado del Golfo para reducir la tensión arterial de su población.

Las autoridades kuwaitíes, en colaboración con la principal panificadora del país, han adoptado medidas firmes para reducir el contenido en sal del tipo de pan más consumido.

«Este es un buen ejemplo de compromiso y colaboración entre sectores conexos y un ejemplo incluso mejor de asociación», dice la Dra. Nawal Al-hamad, Presidenta del Grupo de trabajo para la reducción de la ingesta de sal y grasas de Kuwait (SIRTF) y Directora de la Administración de Alimentación y Nutrición del Ministerio de Salud del país.

En 2010, la Administración de Alimentación y Nutrición se vio confrontada con algunas verdades incómodas. Casi una cuarta parte de los hombres y las mujeres kuwaitíes de entre 20 y 49 años y más del 60% de los hombres kuwaitíes de más de 50 años padecían hipertensión arterial.

Una de las razones era que, en término medio, los adultos kuwaitíes comían entre 12 y 15 gramos de sal al día, mucho más que la cantidad máxima recomendada por la OMS, que es de 5 gramos por adulto al día.

La hipertensión arterial es un riesgo importante

Con todo, diversos estudios realizados en el país también evidenciaron una posible solución a este problema de hipertensión y señalaron el pan como principal fuente de sal en las dietas de la población.

La Administración de Alimentación y Nutrición estaba en una posición privilegiada para intervenir gracias a que una sola panificadora de titularidad pública producía la mayor parte del pan del país. La Kuwait Flour Mills and Bakeries Company elabora y distribuye en todo el país más de 3 millones de panecillos sin levadura al día. Los funcionarios de salud se dieron cuenta de que no se podía escoger otro producto mejor que el tipo de pan más consumido en el país.

En enero de 2013, el Ministerio de Salud creó el SIRTF. El Profesor Graham MacGregor, experto de la OMS y Presidente de Consensus Action on Salt and Health, prestó asesoramiento durante el proceso de consultas. Entre los funcionarios kuwaitíes con los que se reunió no había solo especialistas en alimentación y miembros de la Oficina de Reglamentación Alimentaria de Kuwait, sino también ejecutivos de la panificadora.

La reducción del contenido en sal del pan

Tan solo dos meses después se conocieron los primeros resultados del programa nacional de reducción de sal: una disminución del 10% en el contenido en sal del pan blanco sin levadura. A finales de 2013, esa reducción se había duplicado, y todos los tipos de pan elaborados por la panificadora, desde los bollos para hamburguesas hasta el pan de molde integral, también experimentaron una reducción del 20% en su contenido en sal. En una reunión del Comité de Reglamentación Alimentaria celebrada en 2014 en Dubai, uno de los principales miembro de la delegación kuwaití era un representante de la panificadora. «Nuestra próxima meta es reducir los niveles de sal en otro 10% en los próximos 18 meses», dice Ibtehal Abulkareem Al-Salem, Director de Laboratorios y Calidad de la empresa.

Para reproducir el éxito logrado con el pan, Kuwait está abriendo otros frentes. Está adoptando medidas para reducir los niveles de sal en el segundo producto alimenticio de consumo habitual con mayor contenido en sal del país: el queso. El Grupo de trabajo también ha incluido los copos de maíz en su plan de reducción de la sal y, a tal fin, se ha reunido con los fabricantes de la industria alimentaria, aprovechando la iniciativa emprendida por el Gobierno de subvencionar los copos de maíz para aumentar el consumo de leche entre niños y adolescentes.

Kuwait ha desbrozado el camino para que otros países del Golfo reduzcan el contenido en sal del pan. Actualmente Qatar está colaborando con una importante panificadora del país para reducir la sal en un 20%, y Bahrein está en camino de hacer lo mismo.

Enlaces conexos

Más reportajes sobre la reducción del contenido en sodio de los alimentos