Las medidas de prevención reducen la transmisión del cólera entre las personas desplazadas en Sudán del Sur

Febrero de 2015

Cuando estalló la violencia en Sudán del Sur a finales de 2013, decenas de miles de personas que huían del conflicto buscaron refugio en las bases de las Naciones Unidas situadas en todo el país con la esperanza de que las fuerzas de paz allí estacionadas les brindaran protección. Las bases se vieron rápidamente desbordadas, y muchas familias vivían hacinadas con poco o ningún acceso a agua potable o saneamiento.

OMS/Ali Ngethi

En aquel momento se aproximaba la temporada de lluvias, aumentando el riesgo de aparición de enfermedades transmitidas por el agua, en particular el cólera, endémico en el país, con la posibilidad de que se produjeran brotes explosivos en los abarrotados campamentos.

Sin embargo, cuando cinco meses después se declaró un brote de cólera en Sudán del Sur, las personas desplazadas que vivían en los campamentos improvisados de las Naciones Unidas no se vieron afectadas, y no se produjo ninguna transmisión del cólera o esta fue mínima.

La decisión oportuna de poner en marcha medidas de prevención y control, incluida la de vacunar preventivamente con la vacuna anticolérica oral a las personas desplazadas a los campamentos de las Naciones Unidas casi seguro evitó el aumento de enfermos y muertos entre los habitantes vulnerables de los campamentos que habían estado expuestos a un alto riesgo de contraer la enfermedad.

El cólera sigue suponiendo una pesada carga para los pueblos vulnerables

El cólera ha sido responsable de siete pandemias en los últimos dos siglos, y se estima que en los países endémicos todavía hay 1400 millones de personas en riesgo de contraer la enfermedad. Cada año mueren más de 100 000 personas de cólera, la mitad de ellas niños, aunque sólo parte de los casos y las muertes son notificados.

El cólera es una enfermedad prevenible y tratable, pero el lento progreso en el acceso de toda la población a agua potable y saneamiento, la falta de acceso de los enfermos a la atención sanitaria, y la aparición de cepas nuevas de cólera más virulentas hacen que la enfermedad todavía suponga una pesada carga de morbilidad para la sociedad. Las crisis humanitarias, bien sean por conflictos o desastres naturales, a menudo crean las condiciones para que prospere el cólera.

Evitar brotes mediante una acción coordinada

Las medidas adoptadas para prevenir un brote de cólera a gran escala en los campamentos bajo control de las Naciones Unidas de Sudán del Sur fueron el resultado directo de un renovado compromiso internacional para combatir la enfermedad, así como la disponibilidad de una vacuna segura y eficaz. Desde 2013, la OMS, junto con tres socios fundamentales (FICR, MSF, UNICEF), ha creado una reserva mundial de vacuna anticolérica oral, que puede utilizarse para dar respuesta a brotes y crisis humanitarias.

"Las condiciones de vida en los campamentos de Sudán del Sur eran terribles. A principios de 2014 estaban aumentando los casos de diarrea acuosa aguda y otras enfermedades transmitidas por el agua. Sabíamos que si no poníamos rápidamente en marcha medidas preventivas tendríamos cientos, si no miles, de casos de cólera", dijo el doctor Abdinasir Abubakar, médico de la OMS en Sudán del Sur. "El Ministerio de Salud pidió vacunas de la reserva mundial y en pocas semanas se enviaron 250 000 dosis y se llevaron a cabo campañas de vacunación a manos de Medair y Médecins Sans Frontières".

La reserva mundial de la vacuna anticolérica oral puso inicialmente a disposición 2 millones de dosis de la vacuna, financiadas por cinco donantes: la Fundación Bill y Melinda Gates, la Fundación ELMA de Vacunas e Inmunización, la Oficina de Ayuda Humanitaria y de Protección Civil de la UE (ECHO), la Fundación Margaret A Cargill y la Oficina de asistencia para Casos de Desastre en el Extranjero de la USAID. En 2015, con la financiación de la Alianza GAVI, se espera que el número de dosis disponibles para su uso en puntos endémicos calientes y en situaciones de emergencia aumente a alrededor de 3 millones.

La rápida propagación del cólera tras el terremoto de Haití en 2010 recordó al mundo que la enfermedad seguía siendo una importante causa de mortalidad. Se estima que en Haití ya han muerto 9000 personas de cólera desde que comenzó la epidemia y que 700 000 están infectadas. No obstante, el cólera siempre ha supuesto de hecho una pesada carga de morbilidad para los países, en particular de las regiones de África y Asia Sudoriental. En los últimos años han surgido epidemias en el Cuerno de África, Sierra Leona, Yemen y Zimbabwe, entre otros.

La vacuna anticolérica oral es un instrumento eficaz para ayudar a combatir la enfermedad

En 2011, la Asamblea Mundial de la Salud reconoció el cólera como prioridad de salud pública mundial y apeló a la revitalización del Grupo Especial Mundial de Lucha contra el Cólera, creado originalmente en 1991 en respuesta a la reaparición de la enfermedad en América Latina y África. Esta red encabezada por la OMS tiene como objetivo poner fin a las muertes por cólera mediante el fortalecimiento de la colaboración internacional y el aumento de la coordinación entre los asociados.

"El uso selectivo de la vacuna anticolérica oral en los denominados “puntos endémicos calientes” y en situaciones de emergencia humanitaria constituye un instrumento eficaz con el que debemos contar en nuestro arsenal, pero para combatir esta enfermedad es necesario un enfoque mundial integrado e innovador que incluya una mejor prevención, mejorando el acceso al agua potable y al saneamiento, así como una mejor vigilancia, preparación y respuesta ante los brotes", señaló el doctor William Perea, coordinador de Control de Enfermedades Epidémicas de la OMS.

"Hay un compromiso mundial renovado con la aspiración de reducir drásticamente la mortalidad y morbilidad debidas al cólera. A través de la acción colectiva podemos centrarnos, catalizar y ayudar a coordinar el apoyo a los países para ayudarles a poner en práctica medidas basadas en datos científicos para el control de esta enfermedad", añadió.