La OMS coordina la vacunación de los contactos para contener el rebrote de Ebola en Guinea

Marzo de 2016

Cientos de personas que pueden haber estado en contacto con 8 personas infectadas por el virus del Ebola en las prefecturas de Nzérékoré y Macenta, al sur de Guinea, han recibido la vacuna experimental contra el ebola con el objeto de contener el rebrote más reciente.

Campaña de vacunación en Guinea tras el rebrote del virus del Ebola en las provincias del sur
OMS Guinea/Lancei Touré

La oficina de la OMS en Guinea señala que se han sido identificado y sometido a observación médica más de 1000 contactos. La semana pasada se vacunaron cerca de 800, entre los que figuraban 182 que se consideraban contactos de alto riesgo.

La vacuna VSV-EBOV que se está administrando resultó ser sumamente eficaz para prevenir la infección por el virus del Ebola en un amplio ensayo clínico realizado por el Ministerio de Salud de Guinea, la OMS y los organismos asociados el año pasado. Posteriormente se utilizó en Sierra Leona para contener un reciente rebrote en ese país y, ahora, una vez más en Guinea.

La estrategia de «vacunación anular» implica vacunar a toda persona que haya estado cerca de una persona infectada por el virus del Ebola, además de sus contactos.

En este último rebrote, se han registrado 8 casos de ebola y 7 muertes desde el pasado mes de febrero. El caso más reciente, una niña de 11 años, está recibiendo tratamiento en un centro de atención del ebola en Nzérékoré y su situación actual es estable. Seis de los fallecidos provienen de tres generaciones de una misma familia extensa de la aldea de Koropara Centre.

Respuesta interinstitucional en toda su magnitud

Las autoridades sanitarias locales reactivaron el mecanismo de coordinación de emergencia que se implantó durante el punto álgido de la epidemia de ebola en Nzérékoré, y se está dando una respuesta interinstitucional a gran escala.

La OMS cuenta con un equipo de 75 funcionarios que trabajan en las zonas afectadas para apoyar la respuesta dirigida por el gobierno, entre ellos epidemiólogos, expertos en vigilancia, encargados del rastreo de los contactos, vacunadores, agentes de movilización social y expertos en prevención y control de infecciones. Asimismo, la OMS ha enviado dos clínicos del más alto nivel expertos en ebola para que presten ayuda en el centro de tratamiento de Nzérékoré.

Las familias objeto de seguimiento médico están recibiendo diversos tipos de asistencia de los organismos asociados, por ejemplo, paquetes de alimentos, estuches para la higiene y estipendios en efectivo para comprar otros artículos.

En las zonas afectadas se están implantando medidas de prevención de infecciones y control de enfermedades, en particular una campaña de sensibilización de la población y otras actividades de promoción de la salud y participación comunitaria.

Las pruebas de las muestras de sangre de los casos confirmados indican que este último conglomerado de casos de Ebola proviene de una cadena de transmisión conocida y no de una nueva cadena introducida por la población animal.

Previsión de nuevos rebrotes

Tanto Nzérékoré como Macenta se han visto duramente azotados por el ebola durante el brote de África occidental. En la subprefectura de Koropara, en el centro de este rebrote más reciente, se registraron 24 casos de ebola, 15 muertes y 9 sobrevivientes entre octubre y diciembre de 2014.

Esta reaparición del ebola en Guinea es la primera que tiene lugar desde que se declaró el fin del brote original en el país el 29 de diciembre de 2015. La OMS ha destacado continuamente que son de prever rebrotes como este, debido en gran medida a la persistencia del virus en algunos sobrevivientes, y que los tres países afectados por el ebola deben mantener una sólida capacidad para prevenir y detectar nuevos brotes, además de darles respuesta.