Son dados de alta los últimos pacientes del brote más reciente de ebola en Liberia y Guinea, y se inicia un periodo de 42 días de vigilancia reforzada

Mayo de 2016

El Ministerio de Sanidad de Liberia, la OMS y los asociados organizaron en la unidad de tratamiento del ebola de Monrovia una ceremonia para celebrar la recuperación y el alta de un niño de 2 años, el último paciente del reciente brote que ha habido en Liberia. Su hermano, de 5 años, se recuperó una semana antes.

Dos niños dados de alta del centro de tratamiento del ebola de Liberia el 29 de abril de 2016.
Dos niños dados de alta del centro de tratamiento del ebola de Liberia el 29 de abril de 2016.
OMS Liberia/Peter Glee

Han sido dados de alta los últimos casos conocidos de ebola en el reciente brote que afectó a Liberia y Guinea. Asimismo, han finalizado las 3 semanas de observación médica de los demás contactos de los casos confirmados.

El Ministerio de Sanidad de Liberia, la OMS y asociados implicados en la respuesta organizaron un acto en la unidad de tratamiento del ebola de Monrovia para celebrar la recuperación y el alta de un niño de 2 años, el último paciente del reciente brote de Liberia. Su hermano de 5 años se recuperó una semana antes. El 29 de abril el país inició también un periodo de vigilancia reforzada de 42 días, equivalente a la duración de dos ciclos de incubación del virus, de 21 días.

El último paciente con ebola de Guinea, un hombre de 70 años dio negativo para el virus por segunda vez el 19 de abril y volvió a su pueblo de la prefectura meridional de Macenta, donde fue recibido con alegría. Guinea inició entonces su cuenta atrás de 42 días, y el 31 de mayo podrá dar el brote por finalizado si no hay más casos.

Respuesta interinsitucional transfronteriza

Este reciente resurgimiento del ebola salió a la luz el 16 de marzo, cuando las autoridades sanitarias de Guinea y la OMS fueron alertadas de muertes e infecciones sospechosas en la prefectura meridional de Nzérékoré. Una investigación rápida confirmó un nuevo conglomerado de casos de ebola.

Durante el brote, 8 personas de las prefecturas guineanas de Nzérékoré y Macenta murieron, y 2 sobrevivieron. La mayoría de los casos provienen de una misma familia extensa. Se identificaron más de 1000 personas que pudieron haber estado en contacto con los casos confirmados y, tras una amplia sensibilización de la comunidad, la mayoría de los contactos quedaron bajo vigilancia médica durante 21 días. Para intentar contener la propagación se vacunó a 1500 contactos y a sus respectivos contactos con una vacuna experimental contra el ebola. La vacuna se proporcionó en el contexto de un ensayo clínico en curso, cuyos resultados se utilizarán a la hora de decidir su posible autorización para un uso futuro.

Francis Kateh, Viceministro de Salud de Liberia, en el acto de celebración de la recuperación y alta de 2 niños.
Francis Kateh, Viceministro de Salud de Liberia, en el acto de celebración de la recuperación y alta de 2 niños.
OMS Liberia/Peter Glee

Los esfuerzos por controlar el brote en Guinea no estuvieron exentos de resistencia. Algunos contactos de alto riesgo desaparecieron, entre ellos una mujer cuyo marido había fallecido de ebola. Equipos de investigación epidemiológica descubrieron más tarde que la mujer viajó con sus 3 hijos a Liberia para quedarse con sus familiares. Allí presentó síntomas de ebola y falleció el 31 de marzo, propagando la epidemia a ese país. Dos de sus tres hijos —los niños de 2 y 5 años dados de alta la semana pasada— se infectaron, pero ambos sobrevivieron.

Al igual que en Guinea, las autoridades sanitarias de Liberia y los asociados trabajaron de forma rápida para rastrear, aislar y vigilar la salud de los más de 100 contactos identificados de los 3 casos confirmados, e intensificar las medidas de prevención y control de la infección en los centros sanitarios y la comunidad afectada.

También se intensificó la cooperación transfronteriza. Los Ministerios de Salud de Guinea y Liberia, junto con la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU., organizaron un intercambio de información adicional, así como la vigilancia y la coordinación global con asociados presentes en Nzérékoré.

Orígenes de la transmisión

La secuenciación genética del virus presente en muestras de sangre de los casos confirmados indican que el virus procede de una cadena de transmisión única y conocida, y sugiere la exposición a los líquidos corporales infectados de un superviviente, más que la reintroducción natural del virus del Ebola.

La OMS recalca constantemente que es probable que durante algún tiempo aparezcan brotes del Ebola como este, aunque con frecuencia cada vez menor, debido a la persistencia del virus en algunos supervivientes. Se ha demostrado que el virus del Ebola puede sobrevivir en tejidos y líquidos corporales de los supervivientes durante bastante más de un año.

La OMS está trabajando con los países afectados por el ebola para mejorar la vigilancia de la enfermedad y otras enfermedades infecciosas y reforzar los servicios médicos con mejores cuidados clínicos, exámenes de salud y asesoramiento a los supervivientes.