Seguir garantizando la seguridad de los pacientes y los profesionales sanitarios después del ebola

Mayo de 2016

La Dra. Doussou Touré se lava las manos con agua de un cubo antes de entrar en el centro médico de Coléah (Guinea).
La Dra. Doussou Touré se lava las manos con agua de un cubo antes de entrar en el centro médico de Coléah (Guinea).
OMS/M. Winkler

La Dra. Doussou Touré llega a su trabajo en el centro médico de Coléah. Se lava las manos con agua de un cubo situado frente al edificio, pasa a la zona de exploración donde le toman la temperatura, y solo entonces puede acceder al bullicioso centro que dirige.

«El ebola está actualmente bajo control, pero intentamos mantener los sistemas de prevención y control de infecciones que se establecieron durante la epidemia», dice la Dra. Touré mientras señala algunos contenedores resistentes y de colores brillantes, cada uno destinado a la eliminación de distintos tipos de residuos.

La Dra. Touré recuerda cuando empezaron a llegar al hospital pacientes con síntomas de ebola, y describe la determinación de su equipo para ayudarlos entre la confusión, el miedo y prácticas de riesgo.

«Al principio no teníamos material de protección ni conocimientos sobre cómo mantener a salvo a nuestros pacientes y a nosotros mismos», recuerda la directora del hospital. «No había ningún sitio donde explorar a los pacientes a su llegada ni donde aislarlos si cumplían con la definición de caso de ebola. Entonces todos estaban juntos y expuestos; pacientes, familias, visitas y profesionales sanitarios».

Finalmente, los profesionales del centro montaron una carpa en el patio para aislar a los casos sospechosos de ebola.

«Intentábamos ocuparnos de los pacientes en la carpa y de que permanecieran allí hasta que pudieran ser trasladados a una unidad de tratamiento del ebola, pero resultaba muy difícil», dice la Dra. Touré. «Entonces, solo había dos ambulancias en la ciudad y tardaban 6 horas en llegar; a veces el doble. Los pacientes se cansaban de esperar en la carpa y empezaban a deambular. A veces salían del hospital y en esos casos ya no podíamos hacer nada para impedírselo».

El centro médico de Coléah empezó a recibir de la OMS, del Ministerio de Salud de Guinea y de los asociados equipos de protección personal, material de saneamiento e higiene, y formación en triaje y medidas de prevención y control de infecciones. En marzo de 2015 la OMS empezó a construir en el hospital una sala permanente de triaje, y ese verano ya se usaba para aislar, explorar y tratar a los casos sospechosos de ebola antes de trasladarlos a centros de atención al ebola. La carpa dejó de usarse.

La sala de aislamiento y tránsito cerca de la entrada del centro médico de Coléah es una de las 12 que construyó la OMS el año pasado en centros sanitarios infradotados de Guinea con estructuras inadecuadas de triaje. Actualmente se están construyendo otras ocho que se usarán en caso de enfermedades muy contagiosas, como el ebola.

Hoy llegan al centro médico de Coléah para una visita de control los supervisores de la prevención y control de infecciones de la OMS. La sala de triaje no tiene pacientes que precisen aislamiento. En otras dependencias se les administran gotas para la poliomielitis a niños vergonzosos, una campaña que quedó aparcada durante la epidemia del ebola. En la zona anexa, hay pacientes que esperan a la sombra para consultar con enfermeros y médicos.

Los funcionarios de la OMS Aissatou Barry y Bienvenu Houndjo se reúnen con la Dra. Touré y otros miembros de su equipo para examinar las actividades de prevención y control de infecciones, asesorarlos y velar por el cumplimiento de las normas. Hoy abordan el tema del suministro de agua y electricidad del centro y supervisan las existencias de guantes, batas, jabón, desinfectantes de las manos y otros tipos de materiales de limpieza y equipamiento de protección personal.

En colaboración con las autoridades sanitarias locales, los coordinadores de la prevención y control de infecciones de la OMS y organismos asociadas realizan visitas de control similares a centros sanitarios de 5 municipios de Conakri y de 33 distritos de todo el país.
Los especialistas de la OMS en prevención y lucha contra la infección examinan la situación en el centro médico con la Dra. Touré.
OMS/M. Winkler

En coordinación con las autoridades sanitarias locales, los coordinadores de la prevención y control de infecciones de la OMS y organismos asociadas realizan visitas de control similares a centros sanitarios de 5 municipios de Conakri y de 33 distritos de todo el país. Más de 2700 profesionales sanitarios han recibido formación de la OMS en triaje, gestión de residuos, gestión de existencias y almacenamiento y procedimientos fundamentales de prevención y control de infecciones, y 430 de ellos han recibido formación adicional para proporcionar asistencia periódica in situ en materia de prevención y control de infecciones y asesorar a los centros médicos de sus comunidades.

«Asegurarnos de que las prácticas de prevención y control de infecciones se realicen de forma rutinaria es la clave para prevenir la transmisión del Ebola o de cualquier otra enfermedad infecciosa de un paciente a otro y de que los profesionales sanitarios estén seguros y protegidos», dice el Dr. Gilbert Kayoko Tshifuaka, quien supervisa los programas de prevención y control de infecciones de la OMS en Guinea.

En el centro médico de Coléah, la Dra. Touré dice que su equipo ha perdido el miedo al ebola y está preparado para reaccionar ante nuevos casos.

«Todavía hay pequeños brotes de ebola en nuestro país, pero con el adecuado triaje actual y toda la formación y apoyo confiamos en poder controlar una reaparición de ebola u otras enfermedades infecciosas», dice. «También tenemos que estar preparados para el cólera y la meningitis».