República Árabe Siria: aportación de ayuda esencial desde el otro lado de la frontera

Enero de 2016

“Tenemos que encontrar otro modo de transportar esos kits”, comenta por teléfono Jennyfer Dulyx, de la OMS, a un homólogo de una organización no gubernamental en la ciudad de Daraa.

OMS/R. Ziade

Jennyfer Dulyx se dirige a un mapa de la República Árabe Siria que hay en la pared y recorre con el dedo la frontera entre Jordania y la República Árabe Siria. Jennyfer es la coordinadora del sector de salud y la nutrición de la OMS y está basada en Ammán (Jordania); se ocupa de la logística de las actividades de la Organización destinadas a aportar asistencia sanitaria de emergencia a las personas que se encuentran al otro lado de la frontera, en la parte meridional de la República Árabe Siria.

Desde la aprobación en 2014 de una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la OMS viene coordinando el transporte de suministros esenciales desde su centro en Jordania a la República Árabe Siria.

“Mi trabajo consiste en hacer llegar equipo quirúrgico a los hospitales que más lo necesitan”, explica Jennyfer. La OMS colabora también con asociados como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) para proporcionar medicamentos y material para el tratamiento de enfermedades no transmisibles y para prestar asistencia en los partos. “La ayuda sanitaria que aportan la OMS y sus asociados en Damasco, que es bastante importante, no puede llegar a todos los establecimientos que la necesitan, por lo que nosotros complementamos esa ayuda con actividades desde Jordania”, explica.

Apoyo transfronterizo

Ese apoyo transfronterizo se centra en los establecimientos sanitarios de la República Árabe Siria situados en zonas que abarcan Al-Jeezah, Busra ash-Sham, la ciudad de Daraa y Tal Shihab.

Para proporcionar servicios y suministros a las zonas cuyos servicios de salud tienen problemas, la OMS realiza un análisis cruzado de la situación de las localidades que han señalado un aumento de los ataques de artillería, los traumatismos y los desplazamientos con los agentes de salud locales y utiliza el sistema de cartografía de la disponibilidad de recursos de salud (HeRAMS). Este sistema es una base de datos que contiene información sobre el funcionamiento de los centros sanitarios y la disponibilidad de servicios, medicamentos y equipo. La OMS coordina después el envío de los suministros designados desde almacenes centrales por medio de convoyes de las Naciones Unidas.

“Nuestros kits están diseñados para atender a las personas que han sufrido traumatismos”, comenta Jennyfer. “Constantemente se registran traumatismos que requieren cirugía debido al conflicto en curso.”

Apoyo desde los países vecinos

La OMS también proporciona apoyo desde Turquía, donde trabaja para mejorar la preparación médica de los asociados sanitarios de la República Árabe Siria, sobre todo en el ámbito de la vigilancia de las enfermedades.

La Organización trabaja también para aumentar la cobertura de los servicios de inmunización sistemática en la República Árabe Siria, lo que supone un enorme desafío, pues buena parte del norte del país está controlada por las fuerzas de oposición.

“Perseveramos a pesar de la inseguridad y las dificultades de acceso y pensamos seguir aportando toda la ayuda que podamos desde los centros de la OMS para reforzar nuestra respuesta”, ha señalado Jennyfer.

Aumento del suministro de material quirúrgico

En 2016 el apoyo transfronterizo de la OMS se centrará en mejorar la calidad del actual sistema de información sanitaria; ampliar las entregas de suministros quirúrgicos; aumentar la variedad y la calidad de los servicios de atención primaria de salud y prever la inclusión de la salud mental y la nutrición, y mejorar el sistema de derivación para los casos de traumatismos.

Casi 6,5 millones de sirios siguen estando desplazados dentro de la República Árabe Siria y el número de refugiados sirios registrados que viven en Egipto, el Iraq, Jordania, el Líbano y Turquía supera los 4 millones.