La OMS y sus asociados luchan contra varios brotes epidémicos en Sudán del Sur

Septiembre de 2016

En Sudán del Sur, las enfermedades infecciosas todavía suponen una gran amenaza para la salud pública. Además de la carga de morbilidad crónica, los brotes frecuentes siguen constituyendo una amenaza para la salud de las personas.

Llegada a Mingkaman de un helicóptero de las Naciones Unidas con suministros «EWARS in a box». Debido al mal estado de las carreteras, a las zonas más remotas o en conflicto solo se puede llegar por vía aérea, especialmente durante la estación de lluvias
Llegada a Mingkaman de un helicóptero de las Naciones Unidas con suministros «EWARS in a box». Debido al mal estado de las carreteras, a las zonas más remotas o en conflicto solo se puede llegar por vía aérea, especialmente durante la estación de lluvias
OMS/C. Haskew

En un contexto de conflicto, la OMS y sus asociados responden a varios brotes, como los de cólera, paludismo, sarampión, presuntas fiebres hemorrágicas y kala-azar.

«A pesar de la inseguridad, la OMS aprovecha todas las oportunidades para garantizar que podamos hacer llegar a las personas servicios de atención de salud que las protejan en este momento en el que el sistema de salud está colapsado», dice el Dr. Abdulmumini Usman, Representante de la OMS en Sudán del Sur.

Los desplazados corren el riesgo de contraer el cólera

El 21 de julio de 2016, se confirmó la aparición del cólera en Yuba tras la reciente escalada de violencia registrada en esa ciudad, donde los enfrentamientos entre el ejército y las fuerzas de oposición ocasionaron la muerte de cientos de personas y el desplazamiento de miles. A fecha de 6 de septiembre de 2016, cinco estados (Yuba, Terekeka, Junqali, Lagos Orientales e Imatong) habían notificado 1762 casos de cólera, 26 de ellos mortales.

La OMS trabaja con sus asociados para responder al brote de cólera, lo que incluye el tratamiento de unos 1700 pacientes con cólera y el envío de promotores de salud para que visiten alrededor de 88 000 hogares transmitiendo mensajes de prevención y entregando productos como pastillas potabilizadoras, sales de rehidratación oral y jabones.

Además, la OMS ha participado en una extensa campaña de promoción de la salud que ha llegado a más de 2 millones de personas de todo el país con mensajes de prevención del cólera a través de programas de radio, anuncios radiofónicos y entrevistas en 17 emisoras de radio.

El paludismo aumenta

Desde el inicio de 2016, se han notificado más de 1,3 millones de casos de paludismo. Estos casos comenzaron a aumentar a principios de mayo, y durante la semana del 30 de mayo de 2016 se declaró un brote en Bentiu, un campo de desplazados internos. Hasta el 28 de agosto de 2016, 31 condados de ocho estados habían sobrepasado el umbral epidémico del paludismo.

Desde mayo, más de 800 000 personas han recibido tratamiento contra el paludismo por medio de equipos sanitarios fijos, móviles y de extensión. La OMS ha respaldado el transporte aéreo de medicamentos y otros productos contra el paludismo y botiquines contra la malnutrición hasta Bahr El Ghazal Septentrional, uno de los estados más afectados, y ha donado medicamentos y otros productos contra el paludismo a las zonas afectadas de otros seis estados.

La mejor protección contra el sarampión es la vacunación

Desde principios de 2016, se han notificado en todo el país más de 1600 casos de sarampión, de los cuales al menos 19 han sido mortales. La OMS ha confirmado los brotes de sarampión y ha respondido a ellos en 12 condados. Desde que la lucha se intensificó a mediados de 2016, unos 182 000 niños han recibido la vacuna contra el sarampión. Está previsto realizar una campaña de seguimiento en octubre de 2016. Velar por que la mayoría de los niños sean vacunados es la mejor protección contra esta enfermedad sumamente contagiosa.

Enfermedad mortal transmitida por flebótomos

El kala-azar es la forma más grave de leishmaniasis, una enfermedad transmitida por flebótomos. Causa fiebre, pérdida de peso, anemia, aumento de tamaño del bazo y del hígado, y en la mayoría de los casos es mortal si no se trata. La enfermedad es endémica en parte del país. Durante 2016, en Sudán del Sur se han notificado más de 1000 casos, 42 de ellos mortales.

La OMS codirige el grupo especial contra el kala-azar y está prestando apoyo al despliegue de los equipos de respuesta rápida en las zonas afectadas. Asimismo, la OMS participa en la formación de trabajadores sanitarios en los lugares de tratamiento, el análisis semanal de los datos y la distribución de suministros, como pruebas de diagnóstico rápido y medicamentos, a los centros de tratamiento.

La detección de la enfermedad es importante para la respuesta rápida

La mayoría de estas enfermedades infecciosas han sido controladas o erradicadas en gran parte de África, pero siguen causando epidemias en Sudán del Sur debido a las malas condiciones socioeconómicas. Los países son sumamente vulnerables a los brotes de enfermedades infecciosas cuando resultan afectados por conflictos o desastres naturales, y ello se agrava con la debilidad de los sistemas de salud, el hacinamiento y los desplazamientos de población.

Además del desafío que se plantea, está la debilidad de los sistemas de vigilancia de enfermedades, que dificulta la determinación del verdadero alcance del problema y la detección precoz de los brotes para darles una respuesta apropiada.

La OMS apoya el sistema de pronta alerta y respuesta (EWARS), una red de sitios de notificación fijos y móviles respaldados por asociados, para mejorar la detección de brotes epidémicos en poblaciones con crisis humanitarias. En la actualidad hay 58 sitios de notificación del EWARS en Sudán del Sur, y estos sitios seguirán extendiéndose para complementar el actual sistema de vigilancia en las zonas afectadas por la crisis.

Apoyo de la OMS para detectar y controlar brotes

Pese a la precaria situación de seguridad y las difíciles condiciones para dispensar servicios de salud, la OMS y sus asociados prestan apoyo vital a la población de Sudán del Sur.

La OMS capacita equipos de respuesta rápida para investigar los brotes emergentes y responder a ellos y ha distribuido anticipadamente a nueve centros estatales suministros para hacer frente a varias enfermedades infecciosas o complicaciones médicas de la malnutrición aguda. Esos suministros se han utilizado para responder inmediatamente a los brotes emergentes y a las emergencias humanitarias en todo el país.

La OMS sigue apoyando el sistema nacional de envío de muestras para obtener una confirmación oportuna de los brotes epidémicos. La Organización, en colaboración con los equipos estatales de respuesta rápida, el Servicio Aéreo Humanitario de las Naciones Unidas (UNHAS) y sus asociados, facilita y respalda el envío de muestras biológicas al laboratorio nacional de salud pública y a los laboratorios colaboradores internacionales para llevar a cabo pruebas confirmatorias. La OMS sigue prestando ayuda al laboratorio nacional de salud pública en el análisis de muestras de casos sospechosos de cólera, sarampión y otras enfermedades prioritarias para poder dar una respuesta rápida que en última instancia permita salvar vidas.