El Pakistán batalla contra las elevadas tasas de hepatitis en varios frentes

Julio de 2017

Con ocasión del Día Mundial contra la Hepatitis, la OMS hace un llamamiento a todos los países para que intensifiquen sus esfuerzos por eliminar las hepatitis para 2030. El Pakistán, con una de las tasas de hepatitis C más elevadas del mundo, lucha contra este grave problema de salud en varios frentes para mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento.

Consulta especializada para el tratamiento de la hepatitis en el Pakistán
El acceso a nuevos tratamientos contra la hepatitis C permitirá salvar numerosas vidas en el Pakistán
PKLI

Cuando Alí*, de 48 años, llegó a la clínica después de viajar 350 km hasta Lahore, tenía casi la certeza de que iba a morir. Estaba muy enfermo de hepatitis C y había visto a cuatro de sus hermanos morir de esa misma enfermedad.

Alí tuvo suerte. Había acudido a la recientemente inaugurada clínica de la hepatitis del Instituto y Centro de Investigación del Pakistán sobre los Riñones y el Hígado, en Lahore. Cuando le dijeron que había medicamentos que podían curarle, rompió a llorar. No podía creerlo.

«Sé perfectamente cómo me infecté», comenta Alí, que recuerda que el barbero de su pueblo utilizaba instrumentos sin guardar las normas de higiene y que probablemente fueron el origen del virus que le infectó a él y a sus hermanos.

El Pakistán tiene la segunda mayor prevalencia mundial de hepatitis C, por detrás solo de Egipto. Un estudio realizado en 2007 reveló que cerca del 7% de los habitantes de la provincia del Punjab tenían hepatitis C, porcentaje que es del 5% en todo el país.

Las inyecciones sin garantías de seguridad son la causa principal

Dr. Saeed Akhter, Presidente del Instituto y Centro de Investigación del Pakistán sobre los Riñones y el Hígado
Dr. Saeed Akhter, Presidente del Instituto y Centro de Investigación del Pakistán sobre los Riñones y el Hígado
PKLI

«La elevada prevalencia de la hepatitis se debe a muchos factores que encontramos en los entornos de la atención de salud y en la comunidad», explica el Dr. Saeed Akhter, Presidente del Instituto y Centro de Investigación. «Entre ellos se incluyen el uso de jeringas contaminadas, la ausencia de cribado de la sangre antes de una transfusión, el uso de instrumentos dentales no esterilizados, la reutilización por los barberos de las cuchillas de afeitar y las deficiencias de la infraestructura de eliminación de los desechos infecciosos».

La hepatitis C es un virus que se transmite por la sangre y que puede provocar desde una hepatopatía leve de corta duración hasta formas graves y crónicas de la enfermedad. La OMS estima que aproximadamente 71 millones de personas en todo el mundo tienen infección crónica por el virus de la hepatitis C y que unas 400 000 personas mueren cada año por su causa, mayoritariamente por cirrosis o cáncer hepático. Si bien no existe una vacuna contra la hepatitis C, los medicamentos antivíricos pueden curar más del 95% de los casos.

Las inyecciones sin garantías de seguridad desempeñan una función importante en la transmisión de la hepatitis C. El Gobierno provincial del Punjab es el primero del Pakistán en abordar el problema con la introducción de una política para garantizar que el 90% de las jeringas que se utilizan en el sector de la salud sean autoinutilizables, lo cual significa que no pueden utilizarse más de una vez. Además, ha puesto en marcha un programa para mejorar el control de los desechos infecciosos con la construcción de 39 incineradores en instalaciones sanitarias.

«En las directrices de 2015 de la OMS sobre la seguridad de las inyecciones se recomienda que todos los países pasen a utilizar exclusivamente jeringas con dispositivos de seguridad», señala el Dr. Arshad Altaf, experto de la OMS en seguridad de las inyecciones. «El cambio normativo instaurado en la provincia del Punjab es un paso en la dirección adecuada y desempeñará una función primordial en la prevención de la reutilización de jeringas, un importante factor de riesgo en la transmisión de la hepatitis C».

A la espera de someterse gratuitamente a las pruebas y el tratamiento contra la hepatitis en la primera clínica de Lahore dedicada a la prevención y el tratamiento de las hepatitis
A la espera de someterse gratuitamente a las pruebas y el tratamiento contra la hepatitis en la primera clínica de Lahore dedicada a la prevención y el tratamiento de las hepatitis
PKLI

Ampliación del acceso a un tratamiento esencial

Si bien la prevención es fundamental en la lucha para eliminar las hepatitis, el acceso a las pruebas y el tratamiento es esencial para salvar a las personas ya afectadas.

La colaboración del Gobierno provincial del Punjab con el Instituto y Centro de Investigación es un buen ejemplo de alianza público-privada para la prevención y el control de las hepatitis víricas. En tan solo cuatro meses desde el establecimiento de la alianza, más de 10 000 pacientes se han hecho la prueba de detección de la hepatitis B y C y, si se considera necesario, han recibido tratamiento gratuito sin discriminación. Este programa, basado en orientaciones de la OMS y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, está en proceso de ampliarse a 25 distritos de la provincia del Punjab.

El Gobierno del Pakistán ofrece diagnóstico, tratamiento y atención gratuitos a los pacientes con hepatitis en todas las provincias a través de cuatro programas de prevención y control de las hepatitis. Actualmente los pacientes con hepatitis C tienen acceso gratuito a nuevos medicamentos orales, gracias a la labor del Grupo Consultivo Técnico Nacional de expertos en hepatitis, que ha sido crucial para abaratar hasta en un 99% los costos de los fármacos para el tratamiento de la hepatitis C con respecto a los precios pagados en los EE.UU.

Objetivo: Eliminar las hepatitis

El apoyo político es esencial para luchar contra las hepatitis. «Cuando le demostramos la gravedad de la situación al Ministro Principal del Punjab indicándole el número de personas que enferman y mueren de hepatitis en esa zona, se tomó un interés personal y se comprometió a dar pleno apoyo, en particular con la promulgación de nuevas leyes para prevenir las hepatitis», explica el Dr. Akhter.

En agosto, el Ministro de Salud del Pakistán pondrá en marcha el primer Marco estratégico nacional contra las hepatitis, que sigue estrechamente la Estrategia mundial del sector de la salud contra las hepatitis víricas, impulsada por la OMS. En el Marco se define claramente un conjunto de metas y objetivos para ayudar al Pakistán a lograr el objetivo de eliminar las hepatitis para 2030 a fin de que personas como Alí no corran peligro de muerte por una simple visita al barbero.

* nombre ficticio