La República Islámica del Irán acelera el ritmo para acabar con las enfermedades no transmisibles

Julio de 2017

La República Islámica del Irán ha puesto en marcha IraPEN, la adaptación iraní del conjunto OMS de intervenciones esenciales contra las enfermedades no transmisibles en la atención primaria (PEN), que permite a los pacientes recibir un apoyo médico focalizado para luchar contras las enfermedades no transmisibles (ENT).

Dos mujeres iraníes frente a la pantalla de una computadora.
Las enfermedades no transmisibles (ENT) provocan más de tres cuartas partes de todas las muertes en el Irán. En los últimos 20 años, las muertes por ENT han aumentado en un 14,5%.
OMS

Desde el decenio de 1960, la población urbana de la República Islámica del Irán se ha triplicado y la esperanza de vida ha aumentado. Sin embargo, esto ha incrementado la exposición de las personas al tabaco, las dietas malsanas y la inactividad física, que son algunos de los principales factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles (ENT), especialmente las enfermedades cardiovasculares y pulmonares, el cáncer y la diabetes.

Afortunadamente, los progresos propiciados por las más altas instancias gubernamentales y respaldados por la OMS para reducir los efectos devastadores de las ENT están avanzando rápidamente, gracias a una sólida gobernanza y a la colaboración entre todos los sectores de la sociedad.

Kolsoom, de la ciudad de Shahr-e-Babak (provincia de Kerman), es una de las muchas personas que se han beneficiado de ello. «Recientemente me diagnosticaron diabetes», dice. «Estoy triste, pero al menos sé lo que padezco, de modo que puedo tratar mi afección y prevenir sus consecuencias».

Como muchos iraníes, Kolsoom fue diagnosticada de una ENT tras la puesta en marcha en 2016 de IraPEN, la adaptación iraní del conjunto OMS de intervenciones esenciales contra las ENT en la atención primaria (PEN).

IraPEN es parte del plan nacional de transformación de la salud, puesto en marcha en 2014 por el Ministerio de Salud y Educación Médica para instaurar la cobertura sanitaria universal, incluido el acceso a la prevención y atención de las ENT y a los servicios de atención de la salud mental.

Los profesionales sanitarios muestran a los iraníes como Kolsoom a gestionar sus patologías y les proporcionan acceso a medicamentos asequibles y orientaciones sobre cómo adoptar hábitos saludables, como el ejercicio regular y una dieta sana para controlar la glucemia.

IraPEN se ha probado con éxito en los cuatro principales distritos del Irán, y su extensión nacional ha comenzado en al menos un distrito por provincia.

Gracias al plan de transformación de la salud, los 11 medicamentos esenciales principales para tratar las ENT están disponibles en el sistema de salud pública en todo el país. Sus precios de importación también han disminuido (disminución relativa del 26,5%). Casi todos los iraníes (más del 96%) están cubiertos por el seguro de enfermedad, incluidos 10 millones de personas de zonas marginadas.

Colmar las lagunas para acabar con las ENT

La colaboración intersectorial es fundamental para el apoyo integrado de la OMS destinado a acelerar los progresos en varios países con el fin de lograr las metas mundiales relativas a las ENT. Entre ellas figura la reducción en un 25% de las muertes prematuras por ENT para 2025 y en un tercio para 2030, en consonancia con la Agenda de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible.

El Irán ha intensificado su compromiso político al más alto nivel para luchar contra las ENT. El Consejo Supremo de Salud y Seguridad Alimentaria, dirigido por el Presidente del país, Hassan Rouhani, facilita la colaboración multisectorial a nivel gubernamental mediante la adopción de un enfoque de integración de «la salud en todas las políticas», desde las relativas a la agricultura y al comercio hasta las relativas a la planificación urbana.

Además, el Ministerio de Salud y Educación Médica ha establecido un comité nacional sobre las ENT para que coordine su plan nacional de acción sobre las ENT. Las autoridades sanitarias han firmado acuerdos con múltiples ministerios y organizaciones, por ejemplo en los ámbitos del deporte y la educación, para colaborar en la lucha contra las ENT, por ejemplo promoviendo modos de vida más saludables y produciendo alimentos más sanos.

«La actividad física se debería fomentar en los lugares de trabajo y las escuelas» dice el Presidente Rouhani. «Hay que formar a las personas y alentarlas a que adopten una dieta sana y a que tengan una actividad física suficiente. El consumo de sal, azúcar y ácidos grasos se debería reducir. Todos los sectores de nuestra sociedad —personas, gobierno, organizaciones no gubernamentales e instituciones caritativas— tienen una responsabilidad compartida en materia de salud y deberían colaborar entre sí».

La justificación del cambio

Estas medidas son cruciales en el Irán, donde las ENT provocan más de tres cuartas partes de todas las muertes. En los últimos 20 años, las muertes por ENT han aumentado en un 14,5%. La probabilidad de que un iraní adulto muera prematuramente (entre los 30 y los 70 años) debido a una de las cuatro principales ENT es actualmente del 17%.

Es posible luchar contra la epidemia de las ENT en todos los países, pero el compromiso a alto nivel es esencial. En el Irán, las más altas instancias del país están mostrando dicho compromiso.

«El Irán está haciendo una labor excepcional movilizando su sistema y aprovechando su situación para luchar contras la ENT», dice el Dr. Asmus Hammerich, del Departamento de ENT de la Oficina Regional de la OMS para el Mediterráneo Oriental. «Todos los sectores, incluidos los sectores político y económico, han demostrado un alto grado de compromiso».

Es posible obtener resultados en materia de ENT

En consonancia con su sexto Plan Nacional de Desarrollo, el Irán anunció recientemente un aumento de su presupuesto para la lucha contra las ENT de € 450 millones (US$ 480 millones) al año en los próximos cinco años, demostrando así que la acción en este ámbito es esencial para su futuro.

Se presta una gran atención a los factores de riesgo alimentarios, los cuales van asociados a las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y la obesidad. La Administración de Alimentos y Medicamentos insta a los fabricantes a reformular los productos para contribuir a un entorno favorable a la salud aumentando la oferta de productos más saludables.

Desde 2016 el Irán ha implantado un sistema de «semáforo» para etiquetar los alimentos, ha aplicado reglamentaciones sobre la sal, el azúcar y las grasas, y ha implantado restricciones a la importación de aceite de palma o de alimentos que lo contengan.

Como consecuencia de ello, el contenido de sal del queso fresco se ha reducido a la mitad, del 4% al 2%. Los niveles de ácidos grasos trans en los aceites de cocción utilizados en el hogar y en las industrias alimentarias se han reducido a menos del 2% y el 5% en el marco de un esfuerzo por reducir en un 10% las grasas en la alimentación de los iraníes.

El contenido de azúcar de las bebidas aromatizadas, carbonatadas o de fruta se ha reducido a menos del 10%. Se ha puesto en marcha una campaña de promoción de la salud para luchar contra la obesidad informando a las personas de los beneficios de la alimentación sana y la actividad física. El objetivo: una sociedad más sana en la que las ENT no pongan en peligro el bienestar de las personas.

«La República Islámica del Irán está demostrando que los países y el mundo pueden responder a la epidemia de ENT», dice el Dr. Oleg Chestnov, Subdirector General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. «Gracias al compromiso político y a la acción en todos los niveles gubernamentales, se está progresando en la mejora de la salud de los iraníes, ya que se los está protegiendo frente a las ENT y se les está proporcionando la atención que necesitan».