Filipinas se suma al empeño para mejorar la atención de las enfermedades cardiovasculares

Septiembre de 2017

Un accidente cerebrovascular con solo 44 años de edad: ese fue el aviso que recibió Marissa Receo, asistente de ingeniería del Ayuntamiento de Manila.

Medición de la cintura de Marissa Receo para evaluar los progresos que logra gracias a la actividad física en su combate contra los problemas de hipertensión y glucemia que afectan a su familia
Medición de la cintura de Marissa Receo para evaluar los progresos que logra gracias a la actividad física en su combate contra los problemas de hipertensión y glucemia que afectan a su familia
M. Receo

“Mi hermano murió de un accidente cerebrovascular a los 50 años, mi madre sufría hipertensión, y yo tuve un accidente cerebrovascular y tenía sobrepeso,” dice Marissa, que ahora cuenta 54 años. “Tenía que mejorar mi salud – no solo por mí sino también por mis hijos y mis nietos.”

Recurrir a la ayuda médica, en particular para mejorar su alimentación y su nivel de actividad física, propició un cambio radical. En poco más de dos años Marissa ha perdido 30 kilos, gracias a las clases de zumba, a que come más fruta y verdura, y a que ha suprimido la comida basura. Ya no tiene hipertensión ni hiperglucemia.

Un elemento clave en esa evolución ha sido la atención y el consejo directos proporcionados por las autoridades de la capital filipina. La iniciativa ha recibido recientemente el impulso del paquete HEARTS de recomendaciones técnicas sobre el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares en la atención primaria de la salud que, con el respaldo de la OMS, facilita a los países la prestación de servicios dirigidos a personas expuestas a sufrir ataques cardiacos o cerebrales, hipertensión u otras afecciones cardiovasculares.

Partiendo del Distrito VI de Manila, con el proyecto piloto HEARTS se trata de mejorar la prevención, detección y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, la mayor causa de mortalidad a escala mundial, responsables de un tercio de las defunciones registradas en Filipinas.

“No cabe duda de que si los habitantes del Distrito VI de Manila fueran físicamente más activos, comieran alimentos más sanos y dejaran el tabaco pronto se verían premiados con unos corazones más sanos,” afirma la Dra. Dolores Manese, coordinadora en materia de enfermedades no transmisibles (ENT) del Departamento de Salud de Manila. “No se puede esperar que la gente abandone súbitamente unos hábitos bien arraigados, por lo que somos nosotros quienes tenemos que asegurarnos de que dispongan de la información necesaria para adoptar decisiones sensatas y consumir productos saludables.”

Con el proyecto HEARTS de Manila, la OMS y asociados tales como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos dan apoyo a la capacitación, la planificación y otros aspectos esenciales necesarios para vencer la epidemia de enfermedades cardiovasculares. En Barbados, el Nepal y Tayikistán, entre otros lugares, se han puesto en marcha proyectos similares, que podrían dar resultados espectaculares.

En Manila, HEARTS se ocupa esencialmente de asistir al personal sanitario a aplicar el paquete filipino de intervenciones esenciales en materia de ENT. Adaptado de las directrices de la OMS, el paquete estandariza y refuerza la atención de las ENT, en particular las enfermedades cardiovasculares.

En julio de 2017, sobre la base del paquete técnico HEARTS, la autoridades sanitarias de Manila elaboraron un plan para especificar los problemas, por ejemplo, la irregular disponibilidad de medicamentos y suministros contra la ENT, como tiras reactivas para determinación del colesterol, así como la limitada capacidad del personal sanitario para aconsejar a los pacientes y las familias acerca de opciones de vida saludables o de recuperación después de un ataque cardiaco.

El proyecto se ampliará a otros distritos de Manila y prestará asistencia a las autoridades sanitarias de 10 establecimientos de salud en la mejora del acceso a la atención suprimiendo obstáculos sistemáticamente, por ejemplo, en el acceso a los medicamentos, y evitando costos innecesarios del tratamiento.

En Filipinas, las ENT, principalmente enfermedades cardiovasculares, cánceres, enfermedades pulmonares crónicas y diabetes, afectan a todos los grupos de edad, especialmente a la juventud.

“En todo el mundo, también en Manila, las enfermedades cardiovasculares suponen la mayor amenaza para la salud de la población,” afirma el Dr. Gundo Weiler, Representante de la OMS en Filipinas. “Pero cuando los servicios de salud mejoran la atención y el consejo a las personas afectadas por las enfermedades cardiovasculares y sus familias, están haciendo una gran contribución a la mejora de la salud de sus pacientes y la prevención de sufrimientos innecesarios.”

El proyecto HEARTS se enmarca en la iniciativa Global HEARTS, que incluye también el paquete MPOWER de control del tabaco y el plan de reducción del consumo de sal SHAKE. Con el apoyo de la OMS, la Oficina Regional de la OMS para las Américas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, la Federación Mundial del Corazón y otras entidades, Global HEARTS trata de reducir la carga mundial de morbilidad cardiovascular y de salvar vidas.

La Dra. Carmela Granada, que dirige las actividades sobre enfermedades cardiovasculares y diabetes de la Oficina de Prevención y Control de Enfermedades del Departamento de Salud de Filipinas, dice que para proporcionar a todos la mejor atención posible es esencial que los distintos niveles del sistema de salud colaboren estrechamente.

“Cuando menos oficiosamente, se han establecido redes para mejorar el intercambio de personal, medicamentos y suministros entre establecimientos sanitarios bien surtidos y otros que necesitan esos recursos,” afirma la Dra. Granada. “A corto plazo, el arreglo funciona, pero precisamos de una solución sostenible para afrontar el problema de las ENT si deseamos que disminuya la mortalidad y la discapacidad que provocan.”