Centro de prensa

Asociados en pro de la salud se unen para establecer sistemas sanitarios más fuertes en países afectados por el ebola

Comunicado de prensa

12 de diciembre de 2014 - GINEBRA. Los días 10 y 11 de diciembre, varios Ministros de Salud y de Finanzas de países afectados por el ebola, organizaciones internacionales y asociados para el desarrollo celebraron una reunión de alto nivel dedicada a examinar la manera de fortalecer los sistemas de salud en los países afectados por el ebola, y acordaron medidas necesarias para reconstruir y reforzar los servicios de salud esenciales en esos países.

«En los países afectados por el ebola la gente está muriendo, no sólo por ebola, sino también por otras causas, porque la mayor parte de los servicios de salud de esos países no funcionan o la gente no los utiliza por miedo a contagiarse de ebola», dice la Dra. Marie-Paule Kieny, Subdirectora General del grupo orgánico Sistemas de Salud e Innovación, de la Organización Mundial de la Salud. «Un sistema de salud debe poder absorber la conmoción de una emergencia como la del ebola y, al mismo tiempo, seguir prestando servicios de salud ordinarios tales como los de inmunización y atención maternoinfantil».

Los participantes en la reunión examinaron la necesidad de integrar todos los servicios sanitarios, desde la atención clínica hasta la vigilancia, la promoción de la salud, la prevención y gestión de enfermedades y los cuidados paliativos.

En vista de los desplazamientos de personas a través de las fronteras de los países afectados por el ebola, será importante asimismo coordinar planes nacionales de salud transfronterizos y armonizar los sistemas de vigilancia.

Los elementos clave que requieren mejoras incluyen:

  • fortalecer significativamente el personal sanitario;
  • reforzar la confianza, el compromiso y el sentido de pertenencia de la comunidad; y
  • velar por el desarrollo de sistemas subnacionales de salud resistentes.

Los participantes determinaron que se necesitará financiación externa sustancial para mejorar áreas clave. Esto se debería coordinar mediante el liderazgo de los gobiernos nacionales y en consonancia con los planes nacionales.

En la reunión se convino en que deberían participar todos los sectores gubernamentales, en particular los de salud, finanzas y educación.

Las próximas medidas:

Entre las próximas medidas, la Directora General de la Organización Mundial de la Salud, Dra. Margaret Chan, invitó a los gobiernos a que convocaran a los principales asociados a reuniones nacionales destinadas a elaborar planes específicos para cada país. En esos planes se deberán identificar claramente las necesidades en materia de personal sanitario, infraestructura y materiales, así como los medios para dar más participación a las comunidades.

Nota para los redactores:

Los participantes examinaron los siguientes principios, que se aplicarán en los tres países afectados por el ebola:

1. La labor conjunta sobre el establecimiento de sistemas sanitarios resistentes se apoyará sobre una base de sentido de pertenencia y liderazgo nacionales y un enfoque coordinado por todos los asociados con el fin de satisfacer las necesidades actuales y establecer sistemas para el futuro.

2. Los esfuerzos por establecer un sistema de salud resistente se basarán en necesidades específicas identificadas por el país afectado y sus comunidades.

3. Los trabajos de apoyo a los países exigirán compromisos a largo plazo por parte de todos los agentes principales. Los beneficios a largo plazo derivados del establecimiento de sistemas de salud funcionales no se pondrán en peligro para obtener resultados rápidos.

4. Los esfuerzos relacionados con el establecimiento de sistemas de salud resistentes en los países se regirán por los principios de la cooperación eficaz para el desarrollo y la Alianza Sanitaria Internacional, en particular la coordinación bajo el liderazgo de los gobiernos y la compatibilización y armonización del apoyo (monetario y de otra índole) entre los asociados para el desarrollo.

5. Los países recibirán apoyo mediante el suministro de servicios de salud integrados, que abarcarán la vigilancia de enfermedades, la gestión y prestación de servicios de salud de calidad y seguros, de modo que las personas se beneficien constantemente de servicios de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos en los diferentes niveles y lugares de atención del sistema de salud, y según sean sus necesidades en el curso de la vida.

6. Se intensificarán las actividades en curso destinadas a desarrollar capacidades de prevención, detección y respuesta para eventos de salud pública, de conformidad con lo previsto en el Reglamento Sanitario Internacional. Se aprovecharán las enseñanzas adquiridas durante la respuesta actual al ebola, y la vigilancia de eventos inusuales y graves se integrará mejor en los sistemas de salud, desde el plano comunitario al nivel central.

7. Todos los esfuerzos se verán reforzados por un sólido enfoque centrado en la rendición de cuentas de los gobiernos nacionales y los asociados en relación con los resultados. El marco de rendición de cuentas permitirá identificar un conjunto de indicadores de resultados y recursos y examinar oportunidades para mejorar el acceso a la información.


Contactos con los medios de comunicación:

Tarik Jasarevic
Communications Officer
Tel.: +41 22 791 50 99
Móvil: +41 79 367 62 14
Correo electrónico: jasarevict@who.int