Centro de prensa

Se necesitan nuevos avances para combatir el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) en Arabia Saudita

Comunicado de prensa

Un equipo formado por expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y el Instituto Pasteur (Francia) acaba de concluir una misión en Arabia Saudita cuyo objetivo era evaluar la situación actual del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), a raíz del aumento repentino de casos registrado en las últimas semanas, y formular recomendaciones para mejorar la vigilancia, la prevención y el control del virus. Este mes se han notificado más de 50 casos en varios lugares del Reino, incluidas las infecciones contraídas en los establecimientos sanitarios (infecciones nosocomiales) en Riad, la región de Qassim y la ciudad de Damman, al este del país.

Los miembros de la misión conjunta se reunieron con representantes de alto nivel del Ministerio de Salud, y visitaron el Centro de Mando y Control, desde donde se dirigen todas las operaciones de lucha contra el coronavirus causante del síndrome (MERS-CoV), y los servicios de emergencia y aislamiento del Hospital Príncipe Mohammed Bin Abdulaziz. Los funcionarios del Gobierno y los miembros de la misión dirigida por la OMS expresaron su preocupación por el creciente número de casos de MERS registrado en las últimas semanas, en particular en los establecimientos de salud.

"El Reino se ha esforzado mucho para combatir el MERS-CoV. Queremos escuchar la opinión de los expertos de la OMS sobre los progresos que hemos realizado, pero también queremos saber en qué podemos mejorar. El Gobierno está totalmente decidido a aplicar las medidas de control y prevención pertinentes y a financiar las actividades necesarias para combatir esta enfermedad", declaró Ahmed Bin Aqeel Al Khateeb, Ministro de Salud de Arabia Saudita.

El Ministro también subrayó que era necesario que cualquier hospital, ya fuera público o privado, pudiera tratar los casos de MERS-CoV.

Si bien en los últimos meses la recogida de datos y la vigilancia han mejorado a nivel mundial, sigue habiendo lagunas importantes de conocimientos y existen varios problemas que requerirán un mayor esfuerzo. Por ejemplo, todavía hay que comprender cómo y por qué se producen las infecciones entre la población, pues es esencial para detener el brote. Además, es necesario analizar más a fondo los casos que se producen en los establecimientos sanitarios, a fin de comprender qué hay que hacer exactamente para garantizar una aplicación correcta de las medidas de prevención y control de la infección. En algunos centros de atención sanitaria siguen produciéndose infecciones mientras que en otros no, lo que indica que las medidas actuales de control de la infección son eficaces, pero no se aplican.

"El hecho de que el personal sanitario contraiga la infección en el lugar de trabajo entraña un riesgo no solo para otros profesionales sanitarios, sino también para el resto de los pacientes que acuden a los servicios sanitarios por otros problemas de salud. Entender qué es lo que está fallando al aplicar esas medidas y actuar en consecuencia para aplicar cumplidamente las medidas de prevención y control de la infección, puede poner fin a estas infecciones nosocomiales", explicó el Dr. Keiji Fukuda, Subdirector General de la OMS, que dirigió la misión a Arabia Saudita.

"La OIE anima a que haya una colaboración estrecha entre las autoridades de salud pública y las autoridades de salud animal a nivel nacional e internacional. La OIE está dispuesta a colaborar para alcanzar ese objetivo", dijo el Dr. Ghazi, representante regional de la organización.

Además de aplicar medidas eficaces que permitan prevenir y combatir la infección, es necesario hacer lo posible para educar urgentemente al personal sanitario y a la población. También hay importantes carencias en lo que respecta a la colaboración de la comunidad, que permitiría comprender mejor las vías de infección y las medidas preventivas que han de adoptarse. Definir cuáles son los grupos más expuestos, como las personas mayores y las personas con patologías preexistentes, y determinar el modo de llegar a esos grupos con los mensajes de salud adecuados sigue siendo una tarea difícil.

"Hay muchos aspectos del virus que todavía se desconocen. La FAO está decidida a utilizar su experiencia para comprender mejor la interacción de este virus entre animales y humanos", afirmó el Dr. Berhe Tekola, Director de la División de Producción y Salud Animal de la FAO.

Los miembros de la misión, conjuntamente con las autoridades sanitarias saudíes, definieron las principales áreas que deben abordarse con carácter urgente:

  • Comprender la interacción entre animales y humanos, es decir, los modos de infección y transmisión.
  • Subsanar las lagunas de conocimientos importantes con respecto a los aspectos científicos y epidemiológicos del MERS-CoV, mediante la realización de más estudios de investigación y la rápida difusión de sus resultados.
  • Mejorar la prevención de enfermedades, en especial en los establecimientos de salud donde siguen produciéndose infecciones prevenibles.
  • Promover la movilización social, las actividades de colaboración ciudadana y la comunicación. Los miembros de la misión también hicieron hincapié en que es necesario fomentar la cooperación y coordinación a nivel intersectorial, en especial, entre los sectores sanitario, agrícola y otros.

Promover la movilización social, las actividades de colaboración ciudadana y la comunicación. Los miembros de la misión también hicieron hincapié en que es necesario fomentar la cooperación y coordinación a nivel intersectorial, en especial, entre los sectores sanitario, agrícola y otros.

Nota para los editores

El síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) es una enfermedad respiratoria vírica provocada por un nuevo coronavirus (MERS-CoV), que fue detectado por primera vez en Arabia Saudita en 2012. Los casos de MERS siguen declarándose, bien de forma esporádica o en conglomerados, en la comunidad y en los establecimientos sanitarios. Por el momento aún no hay pruebas que indiquen una transmisión sostenida entre humanos.

En total, desde la aparición del virus en abril de 2012, se han notificado a la OMS 1026 casos de MERS confirmados mediante pruebas de laboratorio, entre los que figuran al menos 376 muertes. Más del 85% de esos casos se han registrado en Arabia Saudita.

Personas de contacto para los medios de comunicación:

Fadela Chaib
Portavoz de la OMS
Móvil: +41 79 475 55 56
Email: chaibf@who.int