Centro de prensa

El brote de enfermedad meningocócica avanza con rapidez en el Níger

Evaluación de la situación
15 de mayo de 2015

Del 1 de enero al 10 de mayo de 2015, el Ministerio de Salud Pública del Níger notificó a la OMS 5855 casos sospechosos de enfermedad meningocócica, 406 de ellos mortales. Se trata de un brote con algunas características inauditas que avanza con rapidez.

Los casos sospechosos han aumentado a gran velocidad, triplicándose en las dos últimas semanas (véase la notificación anterior, del 29 de abril de 2015: http://www.who.int/csr/don/29-april-2015-niger/es/). Este es el primer brote de gran magnitud de meningitis por Neisseria meningitidis del serogrupo C que afecta a un país del cinturón africano de la meningitis.

Diez distritos de las regiones de Niamey, que incluye la capital, Dosso y Tillaberi han sobrepasado el umbral epidémico. Ello incluye los cinco distritos de Niamey, donde se han notificado 3919 casos sospechosos, 217 de ellos mortales. El brote epidémico suscita gran preocupación porque afecta a una zona urbana muy poblada de un millón de habitantes, lo cual conlleva un riesgo alto de propagación rápida y un elevado número de casos.

Las pruebas de laboratorio han confirmado el predominio de N. meningitidis del serogrupo C en las zonas afectadas, aunque en varias muestras también se ha identificado N. meningitidis del serogrupo W. Si bien el serogrupo C es la principal causa de meningitis en los países ricos, nunca ha preocupado excesivamente en África.

En los últimos 40 años, el serogrupo C ha provocado en África solo casos esporádicos y unos pocos brotes epidémicos localizados, por lo general de origen mixto (serogrupo A y serogrupo C). Así fueron los brotes de Nigeria en 1975, el Níger en 1991 y Nigeria de nuevo en 2013-2014.

Frente a estos antecedentes históricos, el brote del Níger resulta preocupante. Puesto que se trata del primer brote epidémico importante de meningitis provocada por el serogrupo C en África, las vacunas contra esa variante de la enfermedad son escasas.

Respuesta de salud pública: la tasa de letalidad desciende a pesar de la escasez de vacunas

Se ha activado un comité epidémico nacional para gestionar el brote y se ha enviado un equipo internacional, formado por personal de la OMS y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, para ayudar al Ministerio de Salud Pública a investigar el brote y reforzar la capacidad de vigilancia del país.

La OMS y los asociados están prestando apoyo al Gobierno del Níger para poner en marcha campañas de vacunación en masa y otras medidas de control de emergencia. La participación del Grupo internacional coordinador del suministro de vacunas para controlar la meningitis epidémica (ICG) ha sido fundamental. El ICG es una alianza de la OMS, el UNICEF, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y Médicos sin Fronteras que colabora estrechamente con los fabricantes de vacunas. Se estableció en 1997 tras varios brotes de meningitis en África de gran magnitud y mortalidad.

Hasta la fecha, el ICG ha aprobado cuatro solicitudes de vacunas. Entre las vacunas suministradas se incluyen 460 000 dosis de la antigua vacuna polisacarídea, que protege contra los serogrupos A, C y W, y 200 000 dosis de la nueva vacuna conjugada, que protege contra los serogrupos A, C, W e Y.

La vacuna conjugada, que se produce en pequeñas cantidades para su uso en los mercados europeo y estadounidense a precios que no son asequibles en África, se obtuvo gracias a la intervención del ICG y al apoyo financiero de la Alianza GAVI. Además, el Gobierno del Níger ha recibido del Gobierno de Malí 200 000 dosis de la vacuna polisacarídea contra los serogrupos A, C, W e Y.

Desde que se autorizaran las vacunas conjugadas polivalentes en los Estados Unidos y en Europa, la producción de vacunas polisacarídeas se ha reducido considerablemente y en la actualidad su uso se limita fundamentalmente a los viajeros internacionales. No existen más vacunas polisacarídeas polivalentes que las reservas mantenidas por el ICG.

Para tratar de paliar esta situación de emergencia, la OMS, en nombre del ICG, ha negociado con fabricantes de vacunas para el sector público y la industria farmacéutica que se inicie la producción con carácter de urgencia de vacunas polisacarídeas polivalentes. En las próximas semanas se enviarán al Níger otras 640 000 dosis.

En siete de los 10 distritos epidémicos, uno de los cuales es Niamey, continúan las campañas de vacunación dirigidas a los niños de 2 a 15 años. Médicos sin Fronteras presta apoyo al Ministerio de Salud Pública con equipos de médicos y centros de tratamiento; se han facilitado 18 500 viales de ceftriaxona, un antibiótico muy eficaz. Gracias a estas intervenciones, la tasa de mortalidad por meningitis se ha reducido en las últimas semanas del 11% al 7%.

Vacunas contra la meningitis: un problema de suministro

Los brotes de meningitis suponen una enorme carga para las poblaciones de los países africanos. En la zona conocida como el cinturón africano de la meningitis, que recorre el continente desde el Senegal hasta Etiopía y abarca 21 países, la meningitis es hiperendémica. Se registran casos con frecuencia, con brotes periódicos durante la temporada seca, de diciembre a junio.

En los brotes de gran escala ocurridos en 1996-1997 se registraron más de 200 000 casos, de los que 20 000 fueron mortales. El brote de gran magnitud más reciente ocurrió en 2009 y provocó más de 80 000 casos, principalmente en Nigeria y el Níger. La gran mayoría de estos brotes se debieron al serogrupo A.

Desde 2010 una nueva vacuna conjugada, MenAfriVac, que protege contra el serogrupo A y vale menos de $1 por dosis, se ha ido introduciendo progresivamente en campañas de prevención en masa en los países del cinturón africano. El Proyecto Vacunas contra la Meningitis, coordinado por la OMS y PATH, desarrolló especialmente la nueva vacuna para África.

Desde la introducción de la nueva vacuna, el número de casos de meningitis A en África se ha reducido drásticamente; de hecho este serotipo no ha provocado brote alguno en las zonas donde se ha administrado la vacuna (véase el Weekly Epidemiological Record - Relevé épidémiologique hebdomadaire del 27 de marzo de 2015 en http://www.who.int/wer/2015/wer9013/en).

La vacuna conjugada contra la meningitis A es la única disponible y asequible en estos momentos que puede utilizarse para prevenir los brotes de meningitis en África, ya que confiere una inmunidad de larga duración. Todas las demás vacunas utilizadas en África para los otros serogrupos son las antiguas vacunas polisacarídeas, que confieren una inmunidad que solo dura de 3 a 5 años. En la actualidad estas vacunas se utilizan solo en la respuesta de emergencia a los brotes y no son adecuadas para la prevención, que es el objetivo último.

Tras la introducción de la vacuna conjugada contra la meningitis A, el mercado de las vacunas polisacarídeas se redujo considerablemente y en estos momentos se limita fundamentalmente a los viajeros internacionales. La intervención del ICG, que gestiona la reserva de vacunas para emergencias, ha sido fundamental en el mantenimiento de un suministro adecuado de las antiguas vacunas polisacarídeas para utilizarlas en emergencias.

En preparación para la temporada epidémica de 2015, la OMS y sus asociados en el ICG han encargado a los fabricantes de vacunas 1,5 millones de dosis de vacunas polisacarídeas polivalentes y 1,5 millones de dosis de la nueva vacuna conjugada contra la meningitis A.

Por problemas de producción de uno de los fabricantes, el pedido no podrá ser atendido en su totalidad. Para subsanar las deficiencias en el suministro de reservas, la OMS pidió a dos fabricantes del sector público (el Instituto Finlay de Cuba y Bio-Manguinhos del Brasil) que suministraran 600 000 dosis de la vacuna polisacarídea. Ambos han tenido a bien aceptar el encargo.

La escasez de vacunas pone de manifiesto la importancia de acelerar el desarrollo de una vacuna conjugada polivalente asequible para los habitantes y gobiernos de África. De momento, la OMS continúa colaborando con el ICG y otros asociados para velar por que la reserva de vacunas polisacarídeas se mantenga a un nivel adecuado que permita contener futuros brotes en el cinturón africano de la meningitis.